El fortísimo crecimiento de la demanda de liquidez por parte de la banca española al BCE -que supone ya el 25% de la apelación del conjunto de la zona euro– ha disparado las alarmas en el consejo del banco central, según fuentes conocedoras de la situación. Tal es la situación que el propio Jean-Claude Trichet está tratando de buscar alguna manera de frenar el aumento de la exposición a nuestro país.

Los bancos y cajas españoles tomaron prestado del BCE 126.300 millones de euros en junio, lo que supone un nuevo récord histórico y, lo que es más importante, incrementa el peso de nuestro país hasta el 25% de la demanda total de liquidez de la banca de la eurozona. Mientras las necesidades de España crecieron en 41.000 millones respecto a mayo, las del consjunto de la zona euro se redujeron en 22.000 millones.

A cambio de la liquidez, el BCE exige como garantía títulos de deuda. Y las entidades españolas llevan a la ventanilla mayoritariamente valores de nuestro país, tanto bonos del Estado como, sobre todo, cédulas y titulizaciones hipotecarias emitidas por ellas mismas; estos instrumentos son imposibles de colocar en mercado ahora mismo, y los bancos y cajas los emiten con el propósito exclusivo de canjearlos por la liquidez del banco central.

Ahí es donde reside el problema: con el tamaño de estas inyecciones, el balance del BCE se está llenando de papel español en proporciones muy superiores al peso de nuestro país en la economía de la zona euro, que es lo que ha hecho saltar las alarmas en Fráncfort. La preocupación es especialmente intensa entre los consejeros procedentes de los países del Norte, que son los que más presionan al BCE para que frene esta espiral.

Las fuentes consultadas aseguran que Trichet está empezando a tantear el terreno con los Estados para buscar una solución al problema. Pero no es nada fácil. Tal como adelantó El Confidencial, las entidades de nuestro país no tienen más remedio que acudir a la ventanilla de descuento del banco central ante la imposibilidad de acudir a los mercados mayoristas o al interbancario, que siguen cerrados a cal y canto para la banca española. Porque, aunque los bancos y cajas no den más crédito, tienen que afrontar los vencimientos de su deuda.

Cada vez somos más los españoles que acudimos al BCE. Tenemos cerrado el grifo de los mercados y esto es como un secarral, que según pasa el tiempo y aumenta el calor, más seco se vuelve”, explica gráficamente una entidad mediana. Y añade que, “aunque se recupere la confianza en España, cuesta Dios y ayuda que te reabran las líneas de liquidez en el interbancario que te han cerrado los bancos extranjeros”.

Trichet lo tiene difícil

Por tanto, Trichet tiene las manos atadas porque, si cierra el grifo de la liquidez, la banca española no tendrá donde acudir y algunas entidades podrían incurrir en impago de su deuda. Lo cual sería catastrófico no sólo para nuestro país, sino para la banca y los mercados de toda Europa, que sufrirían fuertes desplomes. “Lo más probable es que lance mensajes al sector para que empiece a moderarse, pero es difícil que vaya más allá”, opina una de las fuentes consultadas.

Las entidades españolas hace tiempo que reclaman medidas al Banco de España para reactivar el interbancario con el fin de que pueda sustituir a la ventanilla del BCE, aunque de momento sin éxito.

En todo caso, no todo es tan negativo. Según destaca Barclays, el incremento de la apelación de la banca española al banco central se concentra en las subastas a plazos más cortos (una semana), lo que indica, a su juicio, que “los bancos españoles han acudido al BCE de forma temporal para reemplazar la financiación de mercado, y no parecen dispuestos a anclarse en esa financiación a plazos más largos, ya que podían haber usado las subastas a uno y tres meses de junio en las que se dio barra libre”.

www.cotizalia.com

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*