En el año 2008 la industria Farmacéutica decía lo siguiente: «Los directivos de las farmacéuticas reconocen que su sector ‘está menos expuesto a las crisis y a los ciclos económicos porque la gente se sigue poniendo enferma y quieren remedios’, lo cierto es que tampoco ellos ni sus empresas están vacunados contra esta pandemia financiera mundial.» Diario Cinco Días.

Desde que estalló la crisis, Agosto de 2007, (aunque el sector inmobiliario comenzó a sufrirla en octubre de 2006), la frase estrella ha sido por ejemplo: «mi sector está menos expuesto a la crisis, porque… la gente tiene conflictos y necesita un abogado..» o la citada en el párrafo anterior pero sustituyendo a los abogados por los farmacéuticos, y así podemos seguir con un listado de profesiones que creían que no se verían afectados por la crisis; médicos, banqueros, sector alimentación, trabajadores empresa públicas e incluso funcionarios.

Pues bien, ha quedado acreditado que la crisis económica afecta a todos los sectores sin distinción y que no reaccionar a tiempo puede llevar al cierre a cualquier empresa. Gracias al l artículo publicado hoy en el Suplemento NEGOCIOS del diario EL PAÍS titulado «Las Farmacéuticas, en alerta roja», se pueden analizar las medidas que ya se ha tomado en esta industria, con graves consecuencias en un sector altamente regulado.

En mi opinión el sector farmacéutico ha reaccionado tarde en aplicación de las medidas correctoras para solucionar su crisis. La mayoría de empresas del sector reaccionaron cuando el gobierno (falto de previsión como siempre) dictó dos decretos de racionalización del gasto farmacéutico en 2010. Cualquier directivo bien informado conocía ya desde el 2007 las dificultades financieras de todos los agentes económicos en España y que irremediablemente afectaría a todos los sectores productivos. Los problemas de las empresas farmacéuticas son los mismos que padece cualquier emprendedor o empresario de este país, como por ejemplo; retraso en los pagos, bajada de ingresos, reducción en los márgenes, falta de financiación, etc..

Según el mencionado artículo: «El nuevo decreto ha sido definido por Arnés como «el mayor palo sufrido por la industria en toda su historia en España«. Si los dos anteriores han provocado, según la patronal farmacéutica, una caída de las ventas del sector del 2,5% en 2010 y del 10% en 2011, el último decreto reducirá la facturación en otro 10% en 2012. En total, la industria (con 250 empresas agrupadas en Farmaindustria) perderá en torno al 17,5% de sus ventas, cifradas en unos 15.000 millones en total. Sin embargo, el impacto directo sobre los productos afectados será de unos 4.000 millones de euros. «Si la facturación no ha caído tanto», explica Arnés, «es porque se ha facturado más en otros productos». NEGOCIOS EL PAIS.


En 2010 comenzaron  ha tomarse las primera medidas para corregir la grave situación de un sector que está sufriendo su propia reconversión. Como en toda situación de crisis empresarial, observamos que la crisis de las farmacéuticas no solamente tiene su origen en la reducción del gasto farmacéutico por parte del estado.

«Habría que apuntar, de todos modos, que no todo el origen del downsizing que está teniendo lugar en España se debe a las condiciones de mercado español, sino a motivos más generales y que operan a escala global. La extinción de patentes y el avance de los genéricos, la dificultad en sacar y aprobar nuevos fármacos, el fracaso de algunas de las nuevas especialidades y las fusiones han provocado un movimiento de restructuración a escala global.» NEGOCIOS EL PAIS.

«Por si no fuera suficiente con las reducciones de los precios de las medicinas innovadoras y la expansión de los genéricos, el sector se está teniendo que enfrentar al retraso en los pagos. En estos momentos, la deuda de los hospitales (de las distintas comunidades autónomas) con las empresas integradas en Farmaindustria es de 5.400 millones de euros, un 8% más que en marzo. También la media de los retrasos ha subido de los 410 días de marzo a 430. Roche, que ha suspendido la entrega de medicinas a algunos hospitales en Grecia, ha advertido de que podría tomar medidas similares en España. Algunas autonomías (cinco) superan los 600 días.»

Asimismo el sector prevé que el último decreto del gobierno reducirá la facturación otro 10 %. Este nuevo descenso de los ingresos plantea incluso la deslocalización de las empresas para poder ser más competitivas en un mercado global.


«En Sanidad dicen entender la reacción del sector, pero añaden que no cabe otra alternativa. «Nuestra prioridad», dice Martínez Olmos, «es hacer que el sistema sea sostenible, lo que nos obliga a reducir el gasto farmacéutico, igual que lo están haciendo todos los países. ¿Que los laboratorios ingresan menos? Es inevitable, y creo que ellos mismos lo tienen que entender. Si quieren cobrar, no hay otra salida». El secretario general de Sanidad añade que «es incomprensible que un medicamento que ha perdido la patente siga en el mercado con distintas marcas. Debemos optar por la más barata». A la acusación de que con su apuesta por los genéricos se está primando a las empresas importadoras que fabrican este tipo de medicinas en Asia, el secretario general de Sanidad responde: «Efectivamente, las medicinas sin patente vienen básicamente de India o China, con el peligro de que puedan reducir la carga de trabajo de las plantas españolas, pero estamos en un mercado global y nuestra obligación es gastar bien». NEGOCIOS EL PAIS.

En conclusión, diagnósticar tarde o errónamente las causas de la crisis de una empresa puede provocar que las medidas a tomar sean más duras, como se producirá en este sector.

«Con el nuevo decreto, que provocará pérdidas en varias empresas, las reducciones alcanzarán en los próximos años unos 10.000 empleos directos y 40.000 indirectos e inducidos», dice Arnés. Mientras que entre finales de 2010 y principios de 2011 se anunciaron expedientes de regulación de empleo en Sanofi-Aventis (227 empleos), Abbott (171) y Roche (160), entre otros, ahora se preparan recortes de plantilla en Pfizer (220) y MSD (140). Esto a la par con el cierre de instalaciones industriales».


«En el sector consideran que todo este conjunto de circunstancias negativas está poniendo en riesgo la salud de una industria esencial para España, que supone el 1,5% del PIB y el 22% de toda la I+D industrial, y que emplea en un 50% a titulados superiores y medios.»

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

2 Comments

iAhorro.com

Desde luego la racionalización del gasto farmacéutico era algo que ya hacía muchos años que debería haberse acometido. Era de risa que uno pagase más por el mismo medicamento, con otro nombre. Y encima fuera el médico el que lo prescribiera (con una ayudita de la farmacéutica de turno).

Reply
Pier

Desde luego la racionalización del gasto farmacéutico era algo que ya hacía muchos años que debería haberse acometido. Era de risa que uno pagase más por el mismo medicamento, con otro nombre. Y encima fuera el médico el que lo prescribiera (con una ayudita de la farmacéutica de turno).
+1

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*