Noticia más que esperanzadora publicada ayer en los medios. El PP prevé modificar la Ley Concursal con el objetivo de liberar a los deudores tras la ejecución del patrimonio embargable. Así lo explica en el capítulo dedicado a la Política de Vivienda que ha incluido en su programa electoral, a cuyo resumen ha tenido acceso Europa Press:

«El Partido Popular prevé modificar la Ley Concursal con el objetivo de, en materia de vivienda, liberar a los deudores tras la ejecución del patrimonio embargable. Así lo explica en el capítulo dedicado a la Política de Vivienda que ha incluido en su programa electoral, a cuyo resumen ha tenido acceso Europa Press.

Según el citado capítulo, titulado “Política de vivienda para el crecimiento y la cohesión”, el PP se compromete a reformar la Ley Concursal para introducir, en los procedimientos de insolvencia de las personas físicas, “mecanismos de liberación de los deudores tras la ejecución del patrimonio embargable”. Eso sí, precisa que se hará con “las debidas garantías para evitar comportamientos abusivos”

¿Cuales son las consecuencias de esta posible modificación de la ley concursal? 

En mi opinión, teniendo en cuenta el sobreendeudamiento masivo y totalmente inaceptable de las familias españolas, esta modificación es la más adecuada para solucionar la situación de insolvencia de miles de familias. Este es el cambio que muchos profesionales venimos requiriendo al legislador desde que comenzó la crisis.

¿En qué consiste esta posible modificación de la ley concursal?

Sin tener acceso al programa del PP y por lo que deduzco de la noticia de Europa Press, considero que han optado por otorgar la posibilidad al deudor de «comenzar de nuevo» sin deudas (fresh start) una vez liquidado de manera ordenada todo tu patrimonio.

Esta solución provocaría que los bancos, principales acreedores de las familias, se verían obligados a aceptar acuerdos razonables planteados en las propuestas del convenio en el concurso de acreedores, ya que por el contrario una vez liquidada la vivienda habitual, no podrían continuar con la ejecución de por vida.

Esta modificación afectaría a procedimientos de concurso de acreedores en curso y para los nuevos que se presentarían (con un incremento considerable de la solicitudes).

La solución propuesta por el PP se acerca a la postura que interpretó el magistrado Fernández Seijo en su celebrada sentencia del juzgado mercantil número 3 de Barcelona y que publiqué en el blog.

En definitiva, celebro profundamente esta decisión del PP y espero que en el desarrollo de la propuesta se acerque al concepto de fresh start y los deudores en procesos concursales puedan conseguir acuerdos razonables para devolver sus deudas con quitas y esperas, o bien, cuando es imposible, puedan liquidar sus bienes de manera ordenada y comenzar de nuevo.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

4 Comments

David

Entiendo que los grandes beneficiados, después de los deudores, serían los abogados y procuradores, porque…. madre mía!, qué pila de trabajo, no?

La gente a día de hoy es muy reticente a declararse en concurso, pero bueno… Si a algunos les va bien y se corre la voz…

No obstante, como se dice en el artículo, a ver qué medidas se arbitran para evitar el fraude; aquí hay que hilar fino.

Saludos,
david

Reply
LAURA

Yo creo que esa reforma sería justa, ya es hora de compensar un poco a los que han tenido algún altibajo o algún problema y no pueden hacer frente a los pagos, siempre se han beneficiado los mismos, un poco de ayuda por parte del gobierno no vendría mal, de todas formas ya sabemos el refrán, del dicho al hecho…
Todos deberíamos tener derecho a una segunda oportunidad porque cuando sucede algo así no sólo es culpa del particular, es como en un matrimonio, hay culpa por las dos partes y no es justo que sólo pague por los errores uno da las partes.

Saludos.

Reply
carlos guerrero

De acuerdo con todos! A ver qué se aprueba …si se aprueba algo, claro.

La segunda oportunidad es beneficioso para todos, el deudor, el sistema financiero y la hacienda pública.

Gracias.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*