Leyendo varios posts entorno a la valoración de una start up he llegado a la conclusión que existe una cierta obsesión «emprendedora» por valorar su «idea» o «empresa» desde el primer día. Cuántas veces hemos recibido ofertas de start ups con valoraciones de un millón de euros en fase beta o con facturaciones mensuales de 3.000 euros/mes.

Los esfuerzos del emprendedor deben ir dirigidos a crear valor en su start up desde el primer día, mediante un equipo con talento, un plan de negocio que cubra un nicho de mercado por el cuál el cliente esté dispuesto a pagar y derrochando esfuerzo más que recursos ajenos. Si tu start up es atractiva a los ojos de los inversores, no tendrás dificultades para obtener financiación privada de manera razonable.

Existe cierta confusión entre emprendedores e incluso inversores respecto a cómo valorar una start up.

En primer lugar, cito a Enrique Quemada, autor del libro «Cómo conseguir el mayor precio para mi empresa», que comienza el capítulo de valoraciones de empresas de la esta manera:

«En los procesos de vena el precio sólo se conoce el día de la firma de la escritura de compraventa (a veces ni entonces), y hasta esa fecha todo es negociación)

Esa es la clave para valorar una empresa; la negociación y el tiempo que transcurre entre el primer contacto entre el business angel y el emprendedor y el cierre de la operación. Ese tiempo son normalmente entre 6 y 9 meses.

Cabe decir que el caso de las start ups es bastante atípico, por el simple hecho que normalmente «no tienen pasado», por tanto su valoración carecerá de cierto rigor científico que caracteriza las valoraciones de empresas o el «arte de valorar empresas» basado en datos históricos.

La valoración de una start up se realiza con una importante carencia de información (datos financieros históricos) y por consiguiente las conclusiones no se ajustarán a la realidad del valor de la empresa.

¿Cuáles son los criterios utilizados por los business angels para valorar una start up?

En primer lugar, el talento del equipo de emprendedores, posteriormente el plan de negocio y por último el resultado de las negociaciones y la evolución de la compañía durante las mismas. Así que olvidad que un business angel invierta en tu start up por tu «idea» o empresa que lleva constituida cinco meses y con capital social de 3.000 euros. Eso ha pasado a la historia, la financiación suicida ya no existe, no en España. El business angel invertirá en una start up con un año de funcionamiento como mínimo. Hay que tener en cuenta que el business angel arriesga en base a expectativas, con una facturación mensual de «bodega» de la esquina.

En mi opinión, las valoraciones Pre Money no existen. Valoraremos una empresa cuando se proceda a  acometer una ampliación de capital y por tanto es conveniente definir el valor que ha de asignarse al negocio con carácter previo.

Estas son los métodos de valoración de una start up:

1.- Idea o Proyecto sin actividad (Pre Money): Su valor es 0.

2.- Start up en funcionamiento (mínimo 1 año): Como he comentado antes, una start up, con un equipo con talento, plan de negocio sostenibles, etc. en esta primera fase, como no tenemos un histórico suficiente de datos financieros en qué basarnos para valorar la empresa, en la práctica los business angels emplean unva «valoración estándar) totalmente alejada de cualquier criterio utilizado por expertos en valoración de empresas: Valoración media de 600.000 euros, con una participación minoritaria entre un 20 y un 30 % de las participaciones sociales.

 

No estoy de acuerdo con estas valoraciones por falta de rigor. La tendencia es valorar según el Método de los Múltiplo de transacciones comparables, consiste en analizar el precio pagado en operaciones anteriores por start ups parecidas.

Las magnitudes que se utilizan habitualmente son el precio sobre beneficio de explotación o EBITDA, o el múltiplo sobre facturación, pero siempre en base a operaciones recientes y muy similares a nuestra start up. Esta valoración es más rigurosa, pero conviene estudiar operaciones anteriores y echar mano de bases de datos de fusiones y adquisiciones de este tipo de empresas. No son correctas las valoraciones por múltiplos como 2 y 3, sin comparar dichas magnitudes con transacciones anteriores.

 

 

3.- Start up con 3 o 5 años de funcionamiento: El método de valoración más habitual y aceptado entre los inversores es el del Descuento de Flujo de Caja Libre. Este método nos dice el dinero que los inversores ganarán durante toda la vida de la empresa. Es un método complicado y difícil de calcular, pero es que más se acerca al valor real de la start up. Si no utilizamos este método, volveremos a emplear el anterior del punto 2.

Ahora es momento de motivarse con este tema «money» y mañana ir en busca de inversores, suerte!

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*