Desde que comenzó la crisis sigo con mucho interés al grupo Adolfo Domínguez. La verdad es que los esfuerzos de este empresario para reflotar su empresa son dignos de admirar. Hoy, en Mercados del diario el Mundo, se publica un artículo titulado «El creador de la arruga es bella busca inversores», que analizo a continuación. Espero que Adolfo Domínguez supere la crisis y sus esfuerzos sean recompensados.

 

«Saldremos de la crisis sí o sí»

 

El origen de la crisis de Adolfo Domínguez se focaliza en el desplome del consumo en España «que está penalizando con especial virulencia a las firmas de moda de precio medio» provocando pérdidas en el ejercicio 2010 de 4, 49 millones y un descenso de venta del 8, 37 % menos entre enero y agosto de 2011 comparado con el año anterior.

 

 

 

 

«Sangre, sudor y lágrimas»

 

. Medidas puesta en marcha por la empresa desde 2009:

 

1.- Proceso de reordenación de su red, con la eliminación de los establecimientos no rentables: Cierre de 26 tiendas en 2010 y durante 2011 25.

2.- Plan de Internacionalización: Apertura de franquicias fuera de España, (fórmula más económica para crecer).

3.- Búsqueda de un socio inversor financiero para dar empuje al plan de expansión internacional, mediante una ampliación de capital.

4.- Combinar la expansión con franquicias y establecimientos propios.

 

 

. Objetivos:

 

1.- 50 % de la actividad de la firma provenga del exterior.

2.- Ampliación de capital dando entrada a socio inversor para financiar el plan de expansión internacional.

 

. Dificultades para conseguir sus objetivos y el plan de expansión internacional:

 

1.- Elevado endeudamiento, (25 millones de euros de deuda aproximadamente).

2.- Problemas de financiación.

3.- Mala evolución del negocio en España.

4.- Caída de las acciones en un 31 %.

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=qzBRUyXF4wA» caption=»The Five Jays- Hey hey girl»]

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*