La carrera contra el reloj para desinvertir activos no estratégicos comenzó en 2008, meses posteriores al estallido de la crisis en Agosto de 2007.  El problema de desinvertir todos al mismo tiempo, es que se produce una bajada importante del precio de los activos de la empresa. Estas ventas que se están formalizando ahora, deberían, en mi opinión, haberse realizado mucho antes. En lugar de realizar ventas escalonadas, se debería haber previsto un plan de desinversiones pensando más en el largo plazo  y no que  se está realizando ahora, solamente  cuando tienes lo vencimientos de deuda encima.

Leo en Expansión la noticia, «Meliá acelera la venta de activos para aligerar el desendeudamiento». «Estrenó 2011 con la venta del Hotel Meliá Lebreros de Sevilla y ha apurado los últimos días del año para reducir su cartera y, de paso, su endeudamiento. En las últimas dos semanas, Meliá Hotels International ha protagonizado una carrera contra el reloj para incluir en su balance anual la venta de cuatro hoteles y un terreno en México por importe de 123,6 millones. 

Estas operaciones, que han generado unas plusvalías de 72,2 millones a la cadena de la familia Escarrer, forman parte de la política de desinversiones puesta en marcha por Meliá tras el estallido de la crisis económica. Desde 2008, ha vendido nueve hoteles por más de 356 millones de euros, lo que la convertido en uno de los grupos más activos en desinversiones, junto a su rival en el parqué NH y Hesperia. 

Inversiones 

En junio, Meliá anunció su intención de reducir su deuda neta (que a cierre del tercer trimestre ascendía a 1.173 millones) por debajo del millar a finales de año

La compañía, que recortó un 46% sus ganancias (hasta 38 millones) entre enero y septiembre por las menores plusvalías, achacó entonces el aumento de su pasivo a las inversiones en dos proyectos estrella: el Paradisus Playa del Carmen, un complejo de más de 900 habitaciones en Riviera Maya (México), y el Hotel ME London, segundo en la City y cuya apertura está prevista para antes de los Juegos Olímpicos. 

Precisamente, la futura joya londinense de Meliá figura en el paquete de hoteles vendidos en los últimos días. La cadena española se ha desprendido de una participación mayoritaria (del 60%) de la sociedad propietaria del hotel, que ha pasado a manos de un inversor financiero cuya identidad se desconoce. 

Poco después, la compañía volvió a recurrir a esta fórmula para deshacerse del Hotel Meliá Milano, del que vendió un 58,5%. El ritmo desinversor de las últimas semanas no ha sorprendido, ya que Meliá necesita liquidez para hacer frente a importantes vencimientos en 2012 y para cumplir los ratios o covenants ligados a determinados préstamos bancarios. 

«Es posible que las operaciones se hayan acumulado a final del año, que la cadena quiera refinanciar su deuda o que, incluso, los bancos hayan presionado para realizar estas desinversiones», apunta un analista. 

Sí ha llamado la atención la apuesta por vender activos internacionales (hasta ahora, sólo habían sido hoteles en España), a través de porcentajes mayoritarios, que permiten desconsolidar deuda en el balance de Meliá. 

Según el informe anual correspondiente al ejercicio 2010, la deuda con entidades de crédito de Meliá ascendía a 1.135 millones de euros y, en gran parte, correspondía a préstamos bancarios e hipotecarios, y pólizas de crédito. 

Calendario 

En agosto de 2010, la cadena hotelera logró un balón de oxígeno tras firmar un Forward Start Facility por 252 millones que le permitió aplazar a 2013 y 2014 las amortizaciones de deuda correspondientes a tres préstamos sindicados y previstas para 2011 y 2012. 

La compañía, que ha dedicado íntegramente los ingresos obtenidos en las últimas ventas a la reducción de deuda, tiene que hacer frente al pago de 255,8 millones de euros en 2012 (de los que 107 millones corresponden a acciones preferentes). Los grandes vencimientos llegarán en 2013 y 2014, con 300 y 401 millones, respectivamente. 

En los últimos años, tanto Meliá como el resto de sus rivales han optado por crecer a través de contratos de gestión y franquicia, menos intensivos en capital y en riesgo, y limitar la compra de activos a auténticas oportunidades. 

A nivel operativo, las revueltas políticas del norte de África impulsaron a la industria turística española el año pasado. Según el consenso de analistas de Bloomberg, Meliá cerrará 2011 con unas ventas de 1.298 millones, un resultado bruto operativo (ebitda) de 220 millones y un beneficio neto de 35,5 millones, frente a los 50 millones de 2010. En el parqué, los títulos subieron ayer un 3,05%, hasta 4,06 euros. «

 

Los bancos están obligando a las empresas a vender sus mejores activos, poniendo en peligro los planes de negocio, con el objetivo de obtener liquidez, reducir deuda y cumplir con los «covenants» pactados. En este caso no se explica que incluso estén vendiendo hoteles internacionales (que podría verse menos afectados por la crisis española), así como vendiendo los hoteles estrella de la cadena, como el londinense. O pude que sí se explique, ya que las dificultades de vender un hotel en España son mucho mayores que vender activos internacionales.

» Covenants: Estos indicadores son utilizados por los bancos para asegurarse de que los prestatarios operarán de una manera financieramente prudente que les permitirá repagar su deuda. Un convenant puede requerir que el prestatario presente sus estados financieros al banco. Otros pueden prohibirle a la empresa adquirir nueva deuda. Por ejemplo, en un covenant un prestatario debe guardar cierto nivel de equity, o si no, los bancos tienen el derecho de terminar con el acuerdo. Las restricciones que imponen los covenants se incrementan en proporción con el riesgo financiero de un prestatario.»

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*