Durante estos cuatro últimos  años hemos sido testigos de los abusos de la banca en las miles de ejecuciones hipotecarias que han sufrido los ciudadanos españoles, sin poder reaccionar al vernos limitados por una ley hipotecaria totalmente desfasada.

Más sangrante, aun si cabe, es la ejecución del avalista del deudor principal, que al fallar en el pago y desahuciar a éste último, el banco  continúa la ejecución contra la vivienda del avalista, normalmente algún familiar directo del deudor.

 

 


 

 

La ley concursal proporciona una solución a la gravísima situación en la que se encuentra el avalista. En los últimos dos años, se han realizado miles de refinanciaciones  de deuda en la que el banco exigía aval (con o sin garantía hipotecaria ) de un tercero avalista para poder refinanciar la operación.

La ley concursal regula en su artículo 71.1, la acción rescisoria:

 

Artículo 71. Acciones de reintegración. 

1. Declarado el concurso, serán rescindibles los actos perjudiciales para la masa activa realizados por el deudor dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración, aunque no hubiere existido intención fraudulenta.    

Por tanto, se trata de una acción de rescisión (revocatoria) en virtud de la cual la administración concursal puede revisar los actos realizados por el deudor en los dos años anteriores a la declaración de concurso, con objeto de dejar sin efecto los que sean perjudiciales para el deudor.

Se entiende que el  aval prestado por el familiar provoca un perjuicio patrimonial a éste y por tanto lesiona la propia masa activa en perjuicio de los demás acredores. Ese es el fundamento de la acción rescisoria.

En este caso, no es necesario probar el perjuicio patrimonial, ya que la ley presume el perjuicio en determinados casos sin admitir prueba en contrario. Es por ello que se presume que ha existido perjuicio patrimomial cuando se trata de actos de disposición a título gratuito, como por ejemplo el caso que comentamos ahora:

Constitución de garantías en relación con deuda ajena (deuda del familiar al que hemos avalado). Según la Audiencia Provincial de Barcelona, se presume que hay donación en la asunción de deuda ajena y constitución de garantía.

 

Requisitos para declarar la ineficacia del aval prestado:

 

1.- Que sea un aval prestado posteriormente al día en que se otorgó la hipoteca al familiar al que avalamos. (ejemplo: Hijo se hipoteca por 300.000 euros, sin avales, pero al cabo de un tiempo no puede pagar las cuotas y el banco para refinanciar le obliga a que los padres avalen el préstamo. Ese aval es atacable y declararlo ineficaz,. Por el contrario, si los padres hubiesen avalado desde el principio, los juzgados entienden que no es rescindible).

2.- Que el avalista presente concurso de acreedores antes que se cumplan dos años desde que prestó ese aval.

3.- La acción de rescisión debe ser instada por la administración concursal.

4.- La sentencia declara ineficaz el aval e incluso cancela cargas reales que se hayan inscrito en el registro.

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=iLddJ1WceHQ» caption=»The Rolling Stones: Sympathy For The Devil (live)»]

 

 

 

                                                                   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

5 Comments

carlos guerrero

Pero te refieres a un caso como el del post? yo creo que fraude no hubo, solamente lo veo en sede concursal.

saludos

Reply
Rafael

Efectivamente, me refería a instar una acción pauliana en sede concursal, para ampliar el plazo de los dos años.

No hay fraude a acreedores, pero el avalista se ha visto compelido a otorgar el aval para ayudar a obtener el crédito para el avalado. Y sin contraprestación ¿no?

Un poco cogido con pinzas, lo sé, por eso quería saber cómo lo ves.

Saludos

Reply
Rafael

Ni una cosa ni la otra respecto de un caso como ese. Simplemente estaba divagando pensando en socio y administrador de mercantil concursada. El criterio que he visto en algún caso es que ese aval tiene un retorno indirecto, pero ¿y si es la madre de un socio de una pyme la que avala un crédito de la mercantil? ¿cabría la acción pauliana? Es que teniendo muchos familiares bancarios siempre discuto la imposición de garantías leoninas a terceros relacionados.

PD: muy interesante tu blog, sinceramente.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*