Según ha publicado hoy la Agencia EFE, «El decreto ley incluirá una rebaja en los intereses de demora para los pagos que no se puedan afrontar». Esta limitación o rebaja de los intereses de demora puede tener una importante transcendencia.

 

 

 

 

 


 

 

Normalmente en las ejecuciones hipotecarias, cuando el banco se adjudica el bien, posteriormente el banco continúa la ejecución por el capital pendiente, los intereses de demora y las costas procesales.

Pues bien, en la práctica, el inmueble cubre casi la totalidad del principal pendiente, pero no los intereses y costas. Ahí se encuentra parte del problema, los intereses de demora que se establecen en la escritura de préstamo hipotecario son totalmente desproporcionados y abusivos (llegando incluso al 25 %, con cantidades desorbitadas como 50.000-80.000 euros). Esos intereses se cargan directamente contra el deudor y esa es la deuda que sigue manteniendo después de quedarse sin vivienda.

Si el gobierno actúa y legisla en esos intereses, y que los jueces lo apliquen de oficio, podrá ser una mejora sustancial en la injusticia que sufren cientos de miles de personas. Ahora bien, se debería limitar y mucho, las costas procesales de abogados y procuradores que incluyen minutas de 20.000 euros. Eso es inadmisible, cuando el trabajo realizado no vale más de 1.500 euros.

Por otro lado, la noticia de EFE también establece que se publicarán las entidades que no se acojan al Código de Buenas Prácticas. La que no se acoja, boicot.

Esta es la noticia:

 

«El Gobierno publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el código de buenas prácticas de la banca como anexo al decreto ley que definirá al colectivo con riesgo de exclusión que podrá beneficiarse de las medidas para evitar o mitigar los efectos de los desahucios, informó una portavoz del Ministerio de Economía.

El Ejecutivo aprobará la norma y el código de buenas prácticas la próxima semana, probablemente, y las entidades financieras podrán adoptarlo de forma voluntaria, o abstenerse, recalcaron.

No obstante, la relación de los bancos adheridos se hará pública, por lo que aquellos que no lo hagan deberán asumir el coste reputacional de no atender el problema de las familias sin recursos que no pueden pagar la hipoteca, según Economía.

En el decreto ley se establecerá el colectivo con riesgo de exclusión, aquellas familias con todos sus miembros en paro o con un nivel de ingresos insuficientes para atender el pago de la hipoteca de la vivienda única y habitual, e incluirá mecanismos para evitar falseamiento de datos o abusos.

 

 

Este punto también es crucial, porque hay familias con ingresos, pero son muy bajos (ayudas desempleo o salarios muy bajos) y sería también recomendable que las entidades aceptaran la dación en pago en estos casos.

 

Asimismo, la norma recogerá una rebaja en los intereses de demora para los pagos que no se puedan afrontar y se agilizarán los procedimientos de ejecución, que también serán más transparentes y baratos, a través de un nuevo sistema de subastas ‘online’, para lo que se mantienen conversaciones con el Ministerio de Justicia.

LA DACIÓN EN PAGO, EN EL CÓDIGO.

Economía no regula la dación en pago en el decreto por considerar que la retroactividad de las normas es muy cuestionable en el ordenamiento jurídico y que también tiene difícil encaje aquello que pueda vulnerar el principio de responsabilidad patrimonial universal por el que los deudores deberán responder de sus obligaciones con todos los bienes presentes y futuros.

Será en el código donde se incluya la dación en pago para los colectivos en riesgo de exclusión, así como una posible moratoria de dos años antes del desalojo, la posibilidad de abono de un cantidad equivalente a un alquiler o la opción de que los bancos acepten asumir parte del «error» de tasación de la vivienda.

En este sentido, Economía justifica que la dación en pago no se incluya en el decreto sino en el código dado que la primera opción plantearía muchas dudas al respecto, ya que se trata de contratos hipotecarios en vigor, en los que existe un compromiso de pago con una entidad financiera.

Advierte además de que establecer la dación en pago con carácter general y no solo a las personas sin recursos acabaría por encarecer las hipotecas, ya que las entidades financieras se curarían en salud restringiendo el crédito.

Tanto los cambios normativos como el código de buena conducta serán de aplicación a las ejecuciones hipotecarias a partir de su aprobación, a los créditos vivos y a los nuevos.»

Insistimos que estos cambios son bienvenidos, pero sigue dejando en la cuneta muchas otras familias que pueden pagar la hipoteca, pero lo que no es hacer frente de manera coyuntural a los demás préstamos personales e intereses.

Lo que solicitamos es una modificación de la ley concursal con la creación de un procedimiento especial sobre el sobreendeudamiento para las personas físicas, familias y emprendedores que se han arruinado avalando sus empresas. Aquí explicamos el procedimiento. Y sí, sería con carácter retroactivo.

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=FG1NrQYXjLU» caption=»Billy Idol- Dancing with myself»]

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*