Según publica hoy ElMundo.es “Desde el próximo verano, cualquier pequeña empresa en Estados Unidos podrá recaudar centenares de miles de dólares en internet y cotizar en Wall Street con poca burocracia, aunque también con pocos controles.Una nueva ley pretende facilitar el crecimiento de las compañías emergentes, las llamadas ‘start-ups’.

 

 


 

 

 

 

La nueva normativa aprobada en EEUU (JOBS Act) contiene las siguientes novedades:

 

– Empresas que ingresen hasta un máximo de 1.000 millones de dólares (unos 800 millones de euros) puedan buscar inversores en peticiones masivas en Internet a través de la microfinanciación colectiva. 

– La microfinanciación en Internet se limite a cantidades por debajo de los 2.000 dólares (cerca de 1.600 euros) y que si la empresa consigue más de 500.000 dólares (unos 400.000 euros) pague por auditar sus cuentas– Posibilidad de salir a Bolsa sin pasar los primeros cinco años por los requisitos más estrictos de publicación de datos y auditorías.

– No estarán obligadas a contratar a un auditor independiente y podrán negociar con la SEC (la Comisión del Mercado de Valores estadounidense) de manera privada. 

– También pueden hacer publicidad en busca de inversores en cualquier medio.

– Requisitos para acceder a Bolsa: el nombre de los directores de la empresa o de quienes tengan más del 20% de las acciones, una descripción del negocio y el estado de sus cuentas en general.

 

Me parece muy acertada la nueva normativa, si finalmente es como nos la pinta la noticia. Lo más importante, en mi opinión, es la posibilidad de acceder a la financiación que permite cotizar en Bolsa, sin la exigencia en los primeros años, de requisitos y burocracia sencilla, totalmente alejada de la que se solicita por ejemplo en España. Sin ir más lejos, las empresas que pretenden cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil español, tienen que cumplir con unos requisitos de acceso bastante draconianos, siendo el MAB todavía un mercado poco líquido.

En España todavía estamos esperando la Ley de Emprendedores, que ni por asomo se acercará a algo como esto.


Esta es la noticia publicada en el Mundo:

“El presidente Barack Obama ha firmado ya la legislación conocida como JOBS Act (de las siglas en inglés de ‘Jumpstart Our Business Start-ups’, “pongamos en marcha nuestras compañías emergentes”) en una ceremonia especialmente inusual en los últimos meses. 

“Nuestra economía ha superado una crisis, pero aún tenemos un largo camino por andar”, dijo Obama, y destacó la expectativa puesta en la nueva legislación en el respaldo de la tasa de empleo. “Si estos emprendedores están dispuestos a continuar dándolo todo, lo menos que Washington puede hacer es ayudarlos a tener éxito”, agregó.

Esta legislación ha sido una exhibición de bipartidismo muy rara en Washington en los últimos dos años y se ha aprobado menos de cuatro meses después de su presentación en el Congreso. A partir de la firma, los reguladores tienen 90 días para empezar a aplicarla.

La ley supone que las empresas que ingresen hasta un máximo de 1.000 millones de dólares (unos 800 millones de euros) puedan buscar inversores en peticiones masivas en Internet a través de la microfinanciación colectiva. También permite a las compañías de este tamaño salir a Bolsa sin pasar los primeros cinco años por los requisitos más estrictos de publicación de datos y auditorías. No estarán obligadas a contratar a un auditor independiente y podrán negociar con la SEC (la Comisión del Mercado de Valores estadounidense) de manera privada. También pueden hacer publicidad en busca de inversores en cualquier medio.

Sus defensores, como las empresas de tecnología, los bancos de inversión y los ‘brokers’, aseguran que la ley animará a la creación de puestos de trabajo con nuevas empresas más ricas sin tanto papeleo. Sus detractores, como la SEC, las asociaciones de consumidores o los jubilados, aseguran que los inversores estarán más desprotegidos ante el fraude porque no se aplicará la regulación creada tras los escándalos contables de Enron o WorldCom la década pasada.

Ante las críticas, el Congreso ha introducido algunas salvaguardias como que la microfinanciación en Internet se limite a cantidades por debajo de los 2.000 dólares (cerca de 1.600 euros) y que si la empresa consigue más de 500.000 dólares (unos 400.000 euros) pague por auditar sus cuentas. La empresa también tiene que presentar a la SEC en este caso algunos datos que no se pedían en la primera versión de la ley, pero los requisitos son muy básicos: el nombre de los directores de la empresa o de quienes tengan más del 20% de las acciones, una descripción del negocio y el estado de sus cuentas en general.”

[audiotube url=”http://www.youtube.com/watch?v=Hvi4iA3PnKE” caption=”Pixies- Here comes your man”]

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*