Los salarios pendientes a los administradores o socios trabajadores de una sociedad en concurso son créditos de personas especialmente relacionadas con el deudor y se clasifican como créditos subordinados, con las consecuencias perjudiciales que conlleva la misma.

El legislador ha decidido degradar los créditos de los que sean titulares personas especialmente relacionadas con el deudor y según la sentencia de la AP de Barcelona, sección 15 de 28-11-08, la causa se vincula a la especial relación que en estos casos tiene el acreedor con el concursado que podía haberle permitido disfrutar de información sobre el estado financiero del deudor e incluso colaborar en el ese endeudamiento.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

La presunción de especial relación es iuris et de iure, por tanto no existe prueba en contrario y se presume que son personas especialmente relacionadas con el concursado entre otros, los siguientes:

 

– los socios que en el momento del nacimiento del derecho de crédito, sean titulares de una participación relevante en el capital social del concursado, que se establece en el 10 % si la empresa no cotiza.

– los administradores de hecho o de derecho, los liquidadores del concursado y los apoderados con poderes generales, así como quienes lo hubieran sido en los dos años anteriores a la declaración de concurso.

Por tanto, la consecuencia es la subordinación automática que persigue la protección de los acreedores externos en detrimento de los internos a los que penaliza sin indagar en más consideraciones sobre la causa y origen de su crédito.

 

Artículo 92. Créditos subordinados.

Son créditos subordinados:

  1. Redacción según Ley 38/2011, de 10 de octubre. Los créditos que, habiendo sido comunicados tardíamente, sean incluidos por la administración concursal en la lista de acreedores, así como los que, no habiendo sido comunicados, o habiéndolo sido de forma tardía, sean incluidos en dicha lista por comunicaciones posteriores o por el juez al resolver sobre la impugnación de ésta. No quedarán subordinados por esta causa, y serán clasificados según corresponda, los créditos del artículo 86.3, los créditos cuya existencia resultare de la documentación del deudor, los que consten en documento con fuerza ejecutiva, los créditos asegurados con garantía real inscrita en registro público, los que constaren de otro modo en el concurso o en otro procedimiento judicial, y aquellos otros para cuya determinación sea precisa la actuación de comprobación de las Administraciones públicas.
  2. Los créditos que por pacto contractual tengan el carácter de subordinados respecto de todos los demás créditos contra el deudor.
  3. Redacción según Ley 38/2011, de 10 de octubre. Los créditos por recargos e intereses de cualquier clase, incluidos los moratorios, salvo los correspondientes a créditos con garantía real hasta donde alcance la respectiva garantía.
  4. Los créditos por multas y demás sanciones pecuniarias.
  5. Redacción según Ley 38/2011, de 10 de octubre. Los créditos de que fuera titular alguna de las personas especialmente relacionadas con el deudor a las que se refiere el artículo siguiente, excepto los comprendidos en el artículo 91.1.º cuando el deudor sea persona natural y los créditos diferentes de los préstamos o actos con análoga finalidad de los que sean titulares los socios a los que se refiere el artículo 93.2.1.º y 3.º que reúnan las condiciones de participación en el capital que allí se indican.
  6. Los créditos que como consecuencia de rescisión concursal resulten a favor de quien en la sentencia haya sido declarado parte de mala fe en el acto impugnado.
  7. Añadido por Real Decreto-ley 3/2009, de 27 de marzo. Los créditos derivados de los contratos con obligaciones recíprocas a que se refieren los artículos 616268 y 69, cuando el juez constate, previo informe de la administración concursal, que el acreedor obstaculiza de forma reiterada el cumplimiento del contrato en perjuicio del interés del concurso.

Artículo 93. Personas especialmente relacionadas con el concursado.

1. Se consideran personas especialmente relacionadas con el concursado persona natural:

  1. Redacción según Ley 38/2011, de 10 de octubre. El cónyuge del concursado o quien lo hubiera sido dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso, su pareja de hecho inscrita o las personas que convivan con análoga relación de afectividad o hubieran convivido habitualmente con él dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso.
  2. Los ascendientes, descendientes y hermanos del concursado o de cualquiera de las personas a que se refiere el número anterior.
  3. Los cónyuges de los ascendientes, de los descendientes y de los hermanos del concursado.

2. Se consideran personas especialmente relacionadas con el concursado persona jurídica:

  1. Redacción según Real Decreto-ley 3/2009, de 27 de marzo. Los socios que conforme a la ley sean personal e ilimitadamente responsables de las deudas sociales y aquellos otros que, en el momento del nacimiento del derecho de crédito, sean titulares de, al menos, un 5 % del capital social, si la sociedad declarada en concurso tuviera valores admitidos a negociación en mercado secundario oficial, o un 10 % si no los tuviera.
  2. Los administradores, de derecho o de hecho, los liquidadores del concursado persona jurídica y los apoderados con poderes generales de la empresa, así como quienes lo hubieren sido dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso.
  3. Redacción según Ley 38/2011, de 10 de octubre. Las sociedades que formen parte del mismo grupo que la sociedad declarada en concurso y sus socios comunes, siempre que éstos reúnan las mismas condiciones que en el número 1.º de este apartado.

3. Salvo prueba en contrario, se presumen personas especialmente relacionadas con el concursado los cesionarios o adjudicatarios de créditos pertenecientes a cualquiera de las personas mencionadas en los apartados anteriores, siempre que la adquisición se hubiere producido dentro de los dos años anteriores a la declaración de concurso.

 

Extracto sentencia:

 

 Juzgado de lo Mercantil, MálagaNº de Resolución: 212/2008 

 

PRIMERO: El objeto del procedimiento distingue dos apartados concretos pero se refiere a la calificación del crédito que la  administración concursal subordina  de conformidad al        artículo 93.2.2º en relación al  92.5º        de la LC por ser quien impugna  miembro del Consejo de Administración de la sociedad concursada, tanto en cuanto a la parte referida a préstamo con garantía  personal como por las nóminas debidas y reconocidas. El último precepto citado considera subordinados: Los créditos de que  fuera titular alguna de las personas especialmente relacionadas con el deudor a las que se refiere el        artículo siguiente, excepto los comprendidos en el número 1º        del        art. 91 cuando el concursado sea persona natural. El primero        , en relación a las personas  jurídicas, considera personas especialmente relacionadas: Los administradores, de derecho o de hecho, los liquidadores del  concursado persona jurídica y los apoderados con poderes generales de la empresa, así como quienes lo hubieren sido dentro  de los dos años anteriores a la declaración de concurso.      

 

SEGUNDO: Como excepción negativa respecto de los créditos ordinarios la ley concursal acoge una serie de supuestos iuris et  de iure sobre la consideración de los créditos de personas especialmente relacionadas con el concursado. Y aunque la  literalidad de la norma no deja dudas al respecto se trata, sin duda, de un criterio de postergación por motivos personales de una  dureza extrema que no participa de ninguna excepción concursal. La ratio legis de la norma parte de considerar que  determinados supuestos motivan esta calificación partiendo de que , por ejemplo, el control societario por parte de los  administradores conlleva cierto privilegio y preferencia en la actuación que motiva una desvaloración de los créditos que tengan  contra la sociedad.      

 

En el supuesto de préstamos a la sociedad se trata de recursos ajenos cuando en realidad se trataría de recursos propios de la  sociedad pero que se visten de apariencia externa debido a que ningún tercero hubiera realizado dichos préstamos societarios  en virtud de las condiciones en que se encontraba la empresa. Esto es lo que ocurre en el marco de los préstamos realizados en  donde de la documental resulta que se trata de verdaderas aportaciones de capital a la sociedad ( así se justifica incluso por  todas las partes) encubiertas bajo la apariencia de préstamo al socio ( que posteriormente es administrador) que la sociedad  asume y que por ello sólo deberían haber sido calificadas , todas, como subordinadas bien en función de su consideración de  préstamo participativo, parciario o por la verdadera naturaleza que esconde.      

 

Más problemática resulta la calificación como subordinada de la parte salarial que corresponde al que es socio, administrador y  trabajador al mismo tiempo. Nuevamente ese control desvalora su crédito porque la norma entiende que no se puede beneficiar  con privilegios a quien no ha sabido atender a una situación de insolvencia inminente evitando dicho impago o de insolvencia  actual (en función de las circunstancias) conllevando impagos, incluso los propios, pero sin atender a sus obligaciones  societarias iniciales solutorias ( ampliación de capital, inversiones externas, etc.) o a una solicitud de declaración de concurso  dada la insolvencia que se preveía.      

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=tuORQW-WbRE» caption=»Xoel López- 11 requiem, no fui yo»]

 

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*