Sin duda alguna, la responsabilidad tributaria del administrador es una de las más exigentes y más difíciles de contraatacar, tanto en vía administrativa como judicial.

Tipos de responsabilidad tributaria: 

El régimen de responsabilidad tributaria se regula en los artículos 41 a 43 de la LGT. Existen dos clases de responsabilidad: solidaria y subsidiaria. La regla general es la subsidiariedad, salvo precepto legal expreso en contrario.

La falta de pago del deudor principal (la sociedad mercantil) es requisito común a la responsabilidad solidaria y subsidiaria. Si la responsabilidad es solidaria la Administración puede dirigirse, indistintamente, contra la entidad o contra el administrador, mientras que la responsabilidad subsidiaria exige la previa declaración de fallido tanto del deudor principal como de los posibles responsables solidarios.

Requisitos de responsabilidad de los administradores

1. Comisión de una infracción tributaria por parte de la entidad.

Debemos recordar que tanto la simple falta de presentación de las autoliquidaciones como la presentación incorrecta de las mismas constituye una infracción tributaria, independientemente de su resultado “a ingresar o a devolver”.

2. Ser administrador de hecho o de derecho de la sociedad en el momento de comisión de la infracción y

3. La concurrencia de una conducta no diligente del administrador, diversificada en tres supuestos:

a) No realizar los actos necesarios que sean de su incumbencia para el cumplimiento de las obligaciones y deberes tributarios.

b) consentir el incumplimiento por quienes de ellos dependan o

c) haber adoptado acuerdos que posibilitasen las infracciones.

¿Cuáles son los actos de incumbencia  del administrador para el cumplimiento de las obligaciones tributarias?

1.- Sin lugar a género de dudas, la presentación de las autoliquidaciones de la sociedad. De tal modo, existirá dejación de funciones y consecuente responsabilidad subsidiaria del administrador en el caso de no presentación de las autoliquidaciones de los distintos impuestos por los que deba tributar la entidad

2.- La presentación errónea de tales autoliquidaciones, de modo que no se ajusten a la realidad.

Un ejemplo sería la presentación de la autoliquidación del Impuesto sobre Sociedades practicando indebidamente una deducción por doble imposición de dividendos.

3.- En cuanto a la conducta negligente consistente en el consentimiento del incumplimiento tributario por parte de los subordinados resulta fundamental destacar que el administrador no puede desligarse de la responsabilidad derivada del incumplimiento de las obligaciones tributarias de la sociedad pues, en todo caso, debe vigilar que tales obligaciones sean cumplidas por las personas a quienes se hubiera encomendado tal tarea.

Según el TEAC “los administradores son los responsables de la gestión social y de su correcto desempeño, sin que les exima el hecho de que existan otras personas que materialmente realicen los actos del acontecer diario de tal gestión” ( TEAC 10-6-99).

Simplificando, un administrador no puede exonerarse de su responsabilidad subsidiaria alegando la existencia de un tercero o gestor encargado de la llevanza de los los tributos de la sociedad.

La pertenencia al Consejo de Administración es suficiente para declarar a los administradores responsables subsidiarios de las deudas de la entidad mercantil, sin que la dejación de funciones pueda eximir, en principio, de responsabilidad. No puede considerarse que el cargo de administrador de una sociedad sea un cargo honorífico ( TEAC unif. criterio 19-6-03).

No se trata de una responsabilidad objetiva de los administradores, exigible en cualquier circunstancia, sino de una responsabilidad por actuación ilícita, sea por dolo, culpa o simple negligencia. Si de la naturaleza de las infracciones tributarias se deduce que los administradores, aun cuando pudieran haber actuado sin malicia o intención, hicieron “dejación de sus funciones” y de su obligación de vigilancia del cumplimiento de las obligaciones fiscales de la sociedad, habrá lugar a la exigencia de responsabilidad.

Ahora bien, si los administradores hubieran sido causantes o colaboraran activamente en la realización de una infracción tributaria su responsabilidad será solidaria. La exigencia de esta responsabilidad requiere el elemento volitivo, es decir, el dolo o culpa, aunque sea leve. No obstante, la Agencia Tributaria opta frecuentemente por la vía de la responsabilidad subsidiaria de los administradores, ya que no requiere ese elemento intencional y posee el mismo alcance: la deuda tributaria y las sanciones.

La exigencia de responsabilidad solidaria requiere una conducta activa por parte del administrador, no omisiva, y asimismo debe ser una conducta dolosa y determinante en la comisión de la infracción. Esta prueba corresponde a la Administración, por lo que este supuesto de responsabilidad sólo podrá apreciarse en un reducido número de casos.

A diferencia de la Ley de 1963, la vigente Ley hace referencia a los administradores “de hecho o de derecho”. En cuanto a los administradores de derecho, debemos recordar que la inscripción registral del cargo de administrador tiene meramente carácter declarativo y no constitutivo. De tal modo, la responsabilidad tributaria puede surgir desde el momento de la aceptación del cargo, independientemente de su inscripción. Del mismo modo, no es correcto exigir inscripción registral para entender probado el cese de los administradores.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

3 Comments

Mafer

Hola, he descubierto tu blog y me parece muy interesante y útil, podría hacerte una consulta sobre esta entrada?

Reply
Juan Carlos

Soy administrador de una sl desde 2013 ahora la agencia tributaria quiere cobrar 100000 euros porque el administrador anterior al parecer cometió algunas faltas en pagos de facturas que no puedo comprobar porque no me dejo toda la información , no se si el cometió fraude o es algo que realizó mal ahora me dice mi gestor que me pueden derivar a mi la responsabilidad por ser ahora la administradora yo me quede con el negocio para poder trabajar y ahora debo lo que el administrador anterior hizo mal?
Que hago yo no era el administrador en esa fecha y me lo adjudican a mi. Gracias y perdón por la molestia

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*