Nueva entrada de la serie de responsabilidad tributaria de los administradores de mercantiles de nuestro colaborador Madigan. En este post se analiza un supuesto muy frecuente en la práctica. Se trata del cese de actividades de la sociedad o “dejar morir la sociedad.

Analizamos ahora la responsabilidad de los administradores ante el cese de la sociedad mercantil sin un previo procedimiento de disolución y liquidación o bien el inicio de un procedimiento concursal. Es decir, cuál es la responsabilidad de los administradores ante un cese fáctico y no jurídico.

El art. 43.1.b) de la LGT declara responsables subsidiarios a Los administradores de hecho o de derecho de aquellas personas jurídicas que hayan cesado en sus actividades, por las obligaciones tributarias devengadas de éstas que se encuentren pendientes en el momento del cese, siempre que no hubieran hecho lo necesario para su pago o hubieren adoptado acuerdos o tomado medidas causantes del impago”.

Requisitos de responsabilidad de los administradores

  1. El cese en la actividad de la sociedad con obligaciones tributarias devengadas y pendientes.
  2. Ser administrador de hecho o de derecho de la sociedad en el momento del cese de su actividad y
  3. La concurrencia de una conducta no diligente del administrador consistente en
        a) No haber hecho lo necesario para el pago de la deuda tributaria pendiente de la sociedad o bien
        b) Haber adoptado acuerdos o tomado medidas causantes del impago.

Es particularmente grave para los intereses de la Hacienda Pública la falta de apertura de un procedimiento de disolución o liquidación, porque impide que entren en juego otras responsabilidades que garantizan el crédito tributario, como la subsidiaria de los liquidadores o el supuesto de sucesión de los socios que hayan percibido su cuota de liquidación existiendo deudas tributarias pendientes.

Desde el momento del cese, es imprescindible que el administrador vele por el cumplimiento de las obligaciones tributarias pendientes de la sociedad si no quiere incurrir en responsabilidad tributaria.

Para ello deberá proceder a su pago, presentar una solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación, ofrecer a la Administración bienes suficientes para cubrir la deuda pendiente, de modo que aquélla pueda tomar medidas cautelares sobre los mismos, instar la disolución de la entidad o un procedimiento concursal.

La prueba del cese corresponde a la Administración y puede acreditarse mediante la baja en la cotización de la Seguridad Social, la falta de presentación de autoliquidaciones del IVA o la baja en el Impuesto sobre Actividades Económicas.

No resulta posible fijar el momento concreto del cese al ser una situación puramente fáctica no reflejada en un dato formal indubitado. El cese se caracteriza por una paralización material de la actividad mercantil societaria en el tráfico, sin que se produzca conforme a Derecho la extinción de la sociedad, que conserva intacta su personalidad jurídica.

La Administración presume razonablemente que la falta de presentación de declaraciones tributarias de todo tipo e impuesto acredita tal cese (TEAC 24-9-99).

Del mismo modo, la baja de la sociedad en el IAE y de los trabajadores en la Seguridad Social es prueba bastante del cese de la actividad (TEAC 8-3-01).

Finalmente, es necesario que el administrador lo sea en el momento del cese de la actividad. Si el administrador ha cesado no cabe derivar responsabilidad alguna, aunque el cese no conste inscrito en el Registro. Según la Resolución del TEAC de 24 de octubre de 1996, “es dudosamente admisible derivar una responsabilidad por comisión o por omisión en el cumplimiento de obligaciones tributarias a personas que sólo por una presunción registral se entienden que intervinieron en tales actos o adoptaron esa conducta“.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

3 Comments

enar

Una duda, en el caso de una sociedad disuelta pero ni liquidada, que resposabilidad tienen los socios por deudas tributarias? No han recibido cantidad alguna pq no se ha liquidado la sociedad
Gracias

Reply
Renuncio | Blog de Carlos Guerrero

[…] Asimismo, la responsabilidad exigida mercantilmente tiene su reflejo en el ámbito tributario, ya que el conocido en la jerga fiscal como “administrador del cese” será responsable subsidiarios de la deuda tributaria. ¿Y de qué deudas responderá? de todas las que se encuentren pendientes en el momento del cese, siempre que no hubieran hecho lo necesario para su pago o hubieren adoptado acuerdos o tomado medid… […]

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*