¿Cómo exportar tecnología y atraer talento e inversión?

De nuevo, ahora en un artículo que publica el diario el País, el ejemplo a seguir es Israel. España en los próximos 15 años deberá realizar un cambio de modelo enfocado a la exportación e inversión en bienes de equipo. Para ello, debemos de actuar desde ahora, pero con mucha paciencia. Mucho talento está viéndose obligado a emigrar, pero las empresas acabarán captando lo mejor y si el gobierno se limita a no hacer nada («con eso sería suficiente»), en unos quince años podríamos parecernos a lo que ahora es Israel.

 

 

 

 

 

 


«Israel puede presumir de ser el único lugar en el mundo equiparable al Silicon Valley californiano por su especialización en tecnología e Internet. Lo llaman el Silicon Wadi. Cuenta con más de 4.000 empresas de nueva creación (start-ups) en el sector, cada día nacen dos más; sus exportaciones de servicios tecnológicos superaron los 9.500 millones de dólares en 2010, es decir, un 4,6% del PIB (frente al 0,6% de EE UU o el 1,5% de Alemania), y alberga decenas de centros de I+D de multinacionales tecnológicas como Microsoft, Intel, Google, IBM, Apple o Cisco.

En 30 años han creado un ecosistema que, según Javier Santiso, profesor de Esade, ha florecido gracias a cinco factores clave:

1.- inmigración cualificada (más de un millón de rusos, muchos ingenieros, llegaron al país desde 1990);

2.- universidades de altísima calidad (como el Israel Institute of Technology o Technion);

3.- fuerte apoyo e inversión del Estado (el gasto en I+D supone el 4,6% del PIB, el más elevado del mundo);

4.- un ejército que inculca conocimientos y valores de superación a los jóvenes,

5.- y un potente sector de capital riesgo que invierte 170 dólares per cápita, la cifra más alta del mundo. “España puede aprender muchísimo de este modelo, en todo, pero especialmente, en el papel del Estado. Tenemos talento y nos falta financiación, pero lo que más nos urge es un Gobierno que invierta en los emprendedores y en sectores de alta innovación y cualificación”, dice Santiso.

Internacionalización

Israel ha sabido transformar como nadie la necesidad en virtud. Su escaso mercado local, con menos de ocho millones de habitantes, empuja a las empresas a internacionalizarse desde el primer día; la sequía del terreno ha resultado en tecnología puntera de desalinización (se calcula que el total de su agua potable en 2014 provendrá del mar), y el empeño por no depender del petróleo de países árabes ha desembocado en un pujante sector de energías renovables.

“Es algo cultural, los israelíes siempre creemos que podemos hacer las cosas mejor que los demás”, dice medio en broma medio en serio Timor Arbel-Sadras, directiva de Viola Group, una de las principales firmas de capital riesgo del país.

Si en España hay solo cinco o seis fondos que invierten en compañías de tecnología e Internet, tanto maduras como recién creadas, en Israel existen 30. Allí, 546 start-ups tecnológicas recibieron 2.140 millones de dólares el año pasado, más de 10 veces la cifra registrada en España.

“Fue el Gobierno quien comenzó la industria de capital riesgo. En 1992 creó incubadoras en todo el país e invirtió en proyectos. Luego privatizó todo en 2003. Ese fue el germen”, explica Yuval Cohen, socio director de la inversora local Stageone Ventures, quien recomienda a los emprendedores españoles crear negocios internacionales desde cero y buscar inversores fuera.» El País.

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=Na-TMIXHzy4″ caption=»The draytones- keep loving me»]

 

 

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*