No lo digo yo, lo dice un Magistrado.

A principios de Agosto se publicó en los medios una sentencia de la Audiencia Provincial de Burgos en la que desestimó el recurso presentado por BBVA contra una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 6 que decretó la nulidad de un ‘swap’ comercializado por el banco a una empresa especializada en la compraventa de naves industriales.

La sentencia de la Audiencia se suma a las cientos que ya se han dictado en los juzgados en todo el territorio nacional.

Los fundamentos de la sentencia, que se resumen en este artículo, son los que generalmente se alegan en este tipo de reclamación por mala praxis bancaria.

Lo que más me ha interesado de la sentencia y que ya había leído en alguna otra es lo siguiente:

«La sentencia hace referencia a un informe del Servicio de Estudios de BBVA, “que prevé una desaceleración moderada de la economía española en el año 2008; señalando que este ‘entorno exterior más adverso se verá mitigado por unos tipos de interés más bajos’”.

Lo que significa que la entidad tenía conocimiento de que la ‘apuesta’ que, al fin y al cabo, es el ‘swap’, le iba a ser favorable, porque los tipos iban a bajar, en vez de subir. Otra prueba del enorme desequilibrio que existe entre el banco y el cliente a la hora de la contratación.» Mercado de dinero.com

Como ya he reiterado más de una vez, la venta masiva de swaps fue realizada por todas las entidades financieras a sabiendas que los tipos de interés iban a caer y que por tanto todas las liquidaciones del los swaps saldrían a favor del banco.

Como dice el artículo un swap es un derivado financiero, en este caso «como una apuesta». En este caso uno de los jugadores (los bancos) hicieron trampa.

¿Sería posible asimilar esta actuación a la venta masiva de preferentes? 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=ZRC2AcJDg9Y» caption=»Bruce Springsteen- Tougher than the rest»]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*