Tal como informa hoy el periódico El País, Samsung ha sido condenada por un jurado popular de California a indemnizar a Apple con unos 800 millones de euros por haber vulnerado patentes de Apple, referidas tanto al diseño como al propio Software. Este último aspecto afecta directamente al tercero en discordia, Google, ya que los teléfonos Samsung Galaxy funcionan con el sistema operativo Android, creado por el conocido buscador.

Samsung ha perdido esta batalla pero aún quedan otras tantas por librar. El gigante asiático ha perdido ya tres demandas contra Apple en Alemania y existen otras pendientes de juicio. Samsung también perdió en Francia y en Italia. Por el contrario, la justicia holandesa ha condenado a Apple, la cual deberá indemnizar a Samsung, si bien no ha sido obligada a retirar del mercado sus productos.

Cabe preguntarse el porqué de tanta litigiosidad. La patente constituye un título en virtud del cual su poseedor tiene derecho a explotar en exclusiva una invención durante un período de tiempo determinado (generalmente 20 años), asimilándose a un verdadero derecho de propiedad. Otra forma de definir la patente es desde una perspectiva negativa, la cual es mucho más interesante legalmente. La patente sería entonces la facultad de prohibir; otorga por tanto un derecho de exclusión de la fabricación, utilización o introducción del producto o procedimiento patentado en el comercio.

La excesiva litigiosidad de las patentes se debe al carácter territorial de la mismas. En efecto, las patentes son derechos nacionales que se rigen por el principio de territorialidad. Los derechos de patente otorgados por un Estado son independientes de los demás derechos de patentes nacionales. Cada Estado aplica su propio Derecho, si bien existe una cierta uniformidad debido a la existencia de importantes Convenios y Tratados internacionales.

En España existen tres vías para la obtención de una patentes (con efectos nacionales):

  1. Vía nacional, mediante la presentación de una solicitud de patente ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).
  2. Vía europea,  a través de una solicitud de patente europea directa, con designación de aquellos Estados europeos en los que se quiere obtener protección y sean parte del Convenio de Munich, sobre concesión de patentes europeas. La solicitud de patente europea se tramita ante la Oficina Europea de Patentes y la concesión produce el efecto, en cada uno de los Estados para los que se otorga, de una patente nacional.
  3. Vía internacional PCT. Permite solicitar protección para una invención en cada uno de los Estados partes del Tratado Internacional, mediante una única solicitud. Es importante destacar que el PCT no es un sistema de concesión de patentes, ya que  éstas se conceden por cada uno de los países elegidos, sino que UNIFICA la tramitación previa a la concesión de la patente.

El derecho de patente otorga en España una protección de 20 años desde la presentación de la solicitud, siempre que se cumpla el requisito de abono de las tasas y la patente no sea declarada nula. Finalizado el período de veinte años, la invención pasa a ser de dominio público, pudiendo ser libremente explotada por cualquiera.

En el concepto de patente está implícita la idea de invención. Sin invención no puede haber patente. Pero la Ley no extiende la patente a toda posible invención humana, sino que sólo permite patentar las invenciones industriales, es decir, las susceptibles de aplicación industrial. A su vez, la invención industrial tiene que ser nueva e implicar una actividad inventiva. De tal modo, sin novedad no puede existir patente y, además, ha de tratarse de una novedad mundial.  En este sentido, son varios los expertos, incluido un juez federal de Estados Unidos, quienes consideran que el sistema norteamericano se está desvirtuando, al validar patentes obvias o sin originalidad, lo que no hace más que aumentar la litigiosidad propia de las patentes.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*