Para analizar el tipo de cláusulas penales que se incluyen en los pactos de socios de startups y cualquier otro tipo de empresas, vamos a tratar un tipo de penalización específica de una cotizada, en este caso, un pacto de accionistas del banco Santander.

En concreto se trata del pacto de sindicación de voto de algunos de los accionistas (la familia Botín).

Como ya sabemos, cuando se incumple un pacto de socios, se activan unas serie de penalizaciones pactadas previamente, contra el firmante incumplidor. Entre estos incumplimientos contractuales, nos podemos encontrar, entre otros,con un listado de incumplimientos graves (como pueden ser la violación transmisión participaciones, incumplimientos en la toma de decisiones, etc.) , que tienen como consecuencia una penalización.

Uno de los pactos que aparece en la web corporativa del Santander, es el «pacto de sindicación de voto» de unos accionistas. Y en concreto, en referencia a la cláusula penal del mismo, podemos leer lo siguiente:

Cláusula penal

En caso de incumplimiento por parte de cualquiera de los miembros del Sindicato de las obligaciones que para los mismos se contemplan, los demás miembros podrán exigir al incumplidor el pago a favor de la Fundación Marcelino Botín de una prestación establecida con carácter de pena convencional. El pago de dicha pena no sustituirá a la indemnización de daños, si pudieran ser determinados y cuantificados, pudiendo los miembros que no hubieran incumplido su obligación exigir cumulativamente el cumplimiento de la obligación y la satisfacción de la pena.

La pena consistirá, a elección de la Fundación Marcelino Botín, en:

(i) el pago a la Fundación Marcelino Botín de una cantidad igual al 25 % del precio medio ponderado de cotización de las acciones del Banco en el sistema continuo de las Bolsas de Valores españolas durante el último trimestre natural inmediato anterior a la fecha en que tenga lugar la Asamblea en la que se determine la existencia del incumplimiento, multiplicado por el número de acciones sindicadas en relación con las que se produjo el incumplimiento; o

(ii) la transmisión a la Fundación Marcelino Botín, si ello fuera posible, de aquellas acciones sindicadas en relación con las que se haya incurrido en un incumplimiento, a título de compraventa y por un precio consistente en el precio medio ponderado de cotización de las acciones del Banco en el sistema continuo de las Bolsas de Valores españolas durante el último trimestre natural inmediato anterior a la fecha en que tenga lugar la Asamblea en la que se determine la existencia del incumplimiento, reducido en un 25%.

Del cumplimiento de las obligaciones de un miembro del Sindicato que no sea una persona física y de las consecuencias de su incumplimiento, responderán solidariamente el propio miembro incumplidor y, en su caso, aquellos otros miembros del Sindicato que individual o concertadamente ostenten el control del miembro incumplidor.»

 En la práctica, las cláusulas penales se incluyen al margen de los daños y perjuicios que haya podido causar el incumplidor y por tanto se pueden exigir junto a la pena establecida.

En la cláusula del pacto de accionistas del Santander, se establecen dos opciones:

En primer lugar, el pago de una cantidad calculada en un porcentaje del valor de las acciones en un determinado momento.

Y en segundo lugar, la opción de vender las acciones por parte del accionistas incumplidor, al resto de accionistas o a la sociedad por un precio determinado previamente (en el caso práctico, es a una Fundación vinculada al banco).

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*