Por Madigan

El Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral modifica el artículo 43 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (TRLIS), introduciendo alguna novedad interesante para los emprendedores.

De tal modo, las entidades que contraten a su primer trabajador podrán deducir de la cuota íntegra la cantidad de 3.000 euros, con las siguientes condiciones:

contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, definido en el artículo 4 de la citada Ley 3/2012.

  • que sea menor de 30 años.

Además, las entidades que tengan una plantilla inferior a 50 trabajadores en el momento en que concierten contratos de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores con desempleados beneficiarios de una prestación contributiva por desempleo, podrán deducir de la cuota íntegra el 50% del menor de los siguientes importes:

1. El importe de la prestación por desempleo que el trabajador tuviera pendiente de percibir en el momento de la contratación.

2. El importe correspondiente a doce mensualidades de la prestación por desempleo que tuviera reconocida.

Esta deducción resultará de aplicación respecto de:

– aquellos contratos realizados en el periodo impositivo hasta alcanzar una plantilla de 50 trabajadores,

– y siempre que, en los doce meses siguientes al inicio de la relación laboral, se produzca, respecto de cada trabajador, un incremento de la plantilla media total de la entidad en, al menos, una unidad respecto a la existente en los doce meses anteriores.

La aplicación de esta deducción estará condicionada a que el trabajador contratado hubiera percibido la prestación por desempleo durante, al menos, tres meses antes del inicio de la relación laboral.  Para ello, el trabajador deberá proporcionar a la entidad un certificado del Servicio Público de Empleo Estatal sobre el importe de la prestación pendiente de percibir en la fecha prevista de inicio de la relación laboral.

Estas deducciones estarán condicionadas al mantenimiento de esta relación laboral durante al menos tres años desde la fecha de su inicio.

El incumplimiento de cualquiera de los requisitos señalados determinará la pérdida de la deducción. No obstante, no se entenderá incumplida la obligación de mantenimiento del empleo cuando:

1. El contrato de trabajo se extinga, una vez transcurrido el periodo de prueba, por causas objetivas o despido disciplinario cuando uno u otro sea declarado o reconocido como procedente.

2. Dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador.

La deducción se encuentra entre las disposiciones relativas a las deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades, por lo que le son aplicables las normas sobre límites conjuntos y plazos de aplicación comunes a todas ellas.

Por último, se especifica que el trabajador contratado que de derecho a aplicar una de las dos deducciones de apoyo a emprendedores no computará a efectos del incremento de plantilla necesario en la aplicación de los incentivos fiscales de las empresas de reducida dimensión.

Destacar, por último, que está deducción es también aplicable a los contribuyentes del IRPF que realicen actividades económicas, por cuanto se trata de deducciones en cuota, aplicables por estos contribuyentes según la normativa del Impuesto sobre la Renta.

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=ntVV3dTo-qw» caption=»Metronomy- She wants»]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*