Nueva entrada de la serie «Remedios fiscales para el emprendedor»,

 

Por Madigan

 

A continuación, analizaremos de forma esquemática y clara los incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades a los emprendedores, pymes y, en general, empresas de reducida dimensión.

 


 

 

 

 

 

 

 

1. En primer lugar, debemos recordar que el Real Decreto Ley 13/201, de 3 de diciembre, elimina el gravamen en el ITPJAD por operaciones societarias al 1% para lo que suponga creación de empresas, aumento de capital o aportaciones de los socios.

2. Para facilitar la entrada de inversores en las empresas de nueva creación, el Real Decreto Ley 8/2011, de 1 de julio, declara exentas en el IRPF las ganancias patrimoniales obtenidas por la transmisión de acciones o participaciones representativas del capital social de entidades de nueva o reciente creación, siempre que se cumplan los requisitos establecidos en la Disposición Adicional 34 de la Ley del Impuesto, entre otros, será necesario que el tiempo de permanencia de la participación sea superior a 3 años e inferior a 10 años y no se posea una participación superior al 40%. De tal modo, este incentivo comenzará a ser efectivo en el período impositivo de 2014 (si se hubiera adquirido la participación en 2011, fecha de entrada en vigor del precepto, 2014 sería el primer período impositivo en que podríamos vender  gozando de la referida exención).

Los beneficios fiscales aplicables en el Impuesto sobre Sociedades, regulados en los artículos 108 a 114 del Texto Refundido, son los siguientes:

  1. 1.  El Tipo de gravamen

a)  Si el importe neto de la cifra de negocios del período impositivo inmediato anterior es inferior a 10 millones de euros: la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros, tributará al  25 % y el exceso irá al 30%

b)  Las entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en dichos períodos sea inferior a 5 millones de euros y la plantilla media en los mismos sea inferior a 25 empleados, la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros, tributará al  20% y el exceso irá al 25%. Además, la aplicación de este tipo de gravamen está condicionada al mantenimiento o creación de empleo.

 2. Libertad de amortización para inversiones realizadas en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias con creación de empleo.

–  incremento de la plantilla. La inversión debe ir acompañada de un incremento en la plantilla media de la empresa referida a los 24 meses siguientes al inicio del período impositivo en el que los bienes entren en funcionamiento, en relación con la plantilla media de los 12 meses anteriores. Este incremento deberá mantenerse durante un período adicional de otros 24 meses (es decir, la plantilla debe aumentar y mantenerse tal incremento durante 4 años desde la entrada en funcionamiento de la inversión).

–  La cuantía de la inversión que podrá beneficiarse del régimen de libertad de amortización será la que resulte de multiplicar la cifra de 120.000 euros por el incremento  de la plantilla calculado con dos decimales.

 3. Libertad de amortización para bienes de escaso valor. Podrán amortizarse libremente (es decir, podremos imputarlo contablemente como gasto en un sólo ejercicio) los elementos del inmovilizado material nuevos cuyo valor unitario no exceda de 601,01 euros, hasta el límite de 12.020,24 euros.

 4. Amortización del inmovilizado nuevo e intangible (amortización acelerada). Los elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, así como los elementos del inmovilizado intangible podrán amortizarse en función del coeficiente que resulte de multiplicar por 2 el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas.

 5. Pérdidas por deterioro por posibles insolvencias de los deudores. Las empresas de reducida dimensión pueden dotar pérdidas por deterioro tanto sobre aquellos deudores que al cierre del período impositivo estén en situación de insolvencia con arreglo a los requisitos establecidos en el artículo 12 TR, como sobre aquellos otros deudores sobre los que no existe riesgo cierto de insolvencia. De tal modo, estas entidades podrán dotar tanto pérdidas por deterioro individualizadas como una pérdida por deterioro global sobre el saldo de deudores no afectados por la provisión directa con un límite del 1% sobre los deudores existentes a la conclusión del período impositivo.

 6. Amortización de elementos patrimoniales objeto de reinversión (amortización súper acelerada).

Los elementos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias afectos a explotaciones económicas en los que se materialice la reinversión del importe obtenido en la transmisión onerosa de otros elementos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias, también afectos, podrán amortizarse en función del coeficiente que resulte de multiplicar por 3 el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas.

–                La reinversión deberá realizarse dentro del plazo comprendido entre el año anterior a la fecha de entrega o puesta a disposición del elemento transmitido y los tres años posteriores.

-La cuantía que debe reinvertirse es el importe total de la transmisión. De no ser así, la amortización súper acelerada (x 3) se practicará únicamente sobre el importe obtenido en la transmisión que sea objeto de reinversión.

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=yMQi0aTm8Ho» caption=»The Vaccines- tiger blood»]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*