Otra vez. Y ya son tres, las ocasiones en las que se pretende dar credibilidad a las cuentas de las entidades financieras españolas mediante los test de estrés y el resultado acaba siendo una broma pesada. La Unión Europea comienza a estar bastante harta de que sigamos con precios inmobiliarios de burbuja y por tanto que sigamos ocultando pérdidas de nuestros queridos bancos.

Resulta que el «durísimo» test de estrés de la consultora Oliver Wyman, establece que los precios de nuestros apreciados pisitos en  la situación más adversa, bajarán un «brutal» 4, 5 % en 2013 y un 2, 0 % en 2014. Qué pedazo de bajadas! El capital privado nos va a quitar de las manos todos nuestros inmuebles..

Es decir, bajan mucho en 2012 y de golpe en 2013 ya no caen casi nada. Y por otro lado, ahora el suelo es vendible y el crédito de vivienda solamente sufrirá unas pérdidas del 27 %. Para rematar esta estúpida broma, solo el 9 % del crédito promotor que financia inmuebles  su valor es inferior a la hipoteca.

Y así lo explica  el diario El País, «La consultora Oliver Wyman ha rebajado drásticamente en el examen definitivo a la banca su estimación de pérdidas por créditos con suelo como garantía, especialmente el no urbano. Mientras que en julio calculaba hasta un 100% de pérdidas, ahora cuenta con que estas serán solo del 56% en el escenario adverso y de menos aún, del 37%, en el escenario base, supuestamente más previsible. Las pruebas a la banca concluyen que la mayor parte del crédito promotor (incluido el ya moroso) no se convertirá en pérdidas ni en el escenario base ni en el adverso.

El examen de la consultora Oliver Wyman confirma que serán la principal fuente de pérdidas, pero su cálculo queda muy lejos de escenarios apocalípticos. Según sus pruebas, de una cartera de 227.000 millones de crédito promotor, la banca tendría pérdidas de 64.900 millones (el 28,6%) en el escenario base y de 97.100 millones (el 42,8%) en el escenario adverso, por debajo de las cifras que calculó en julio antes de analizar con más detalle las carteras de las entidades.

Las pérdidas esperadas para el crédito promotor en el escenario adverso oscilan entre el 27,3% para los créditos que tienen como garantía viviendas terminadas, lo que equivale a un quebranto de 23.900 millones, y el 63,9% para los créditos que no cuentan con garantía hipotecaria, lo que supone una pérdida del 63,9%.»

¿Solamente un 27 % para los créditos que tiene garantía viviendas terminadas?

Y ahora también el suelo resulta que sufrirá unas pérdidas controlables.

«La rebaja más drástica de las pérdidas se produce en el suelo no urbano. En julio, Oliver Wyman cifró la pérdida esperada para los créditos con suelo no urbano como garantía en el 90%-95% para el escenario base y en el 100% para el adverso.

La consultora parece reconocer ahora su error de llegar a decir que los bancos podrían llegar a no recuperar ni un solo euro de esa clase de crédito. Ahora, no solo admite que parte de los créditos se pagarán, sino que además parece considerar que el suelo no urbano tiene un valor considerable como garantía en relación con el valor de los créditos, porque incluso en el caso de impago de los préstamos, las pérdidas que calcula serían del 61% en el peor escenario.»

Y lo más increíble del asunto es que la consultora considera que solo un 9 % del crédito promotor financia bienes que superan el valor del préstamo. Hasta aquí he leído. Sin comentarios.

«La conclusión de Oliver Wyman es que solo un 9% del crédito promotor financia bienes que superan el valor del préstamo. En cambio, en un 45% de toda la exposición al ladrillo, esa relación entre préstamo y valor del inmueble (loan to value, LTV) es inferior al 60%. » El País.

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=MsduHmjQlgI» caption=»Metronomy- Heartbreaker»]

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*