Nueva sentencia a favor de los afectados por la preferentes. Según publica la Agencia Efe, en este caso se trata de Lloyds Bank, entidad que colocó preferentes a un jubilado sin conocimientos financieros y sin informarle del carácter perpétuo del producto,  «principal riesgo» según se desprende de la sentencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

«Madrid, 2 oct (EFECOM).- El Juzgado de Primera Instancia número 44 de Madrid ha obligado a Lloyds Bank a devolver a un fontanero jubilado 69.188,75 euros invertidos en participaciones preferentes del banco islandés Glitnir Banki, quebrado en noviembre de 2008.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la juez Lorena Ochoa critica que la entidad financiera colocara al cliente ese producto sin informarle de que tenía carácter perpetuo, lo que era su «principal riesgo» y, por tanto, no se adaptaba a sus necesidades.

La juez recuerda que la finalidad de la inversión del cliente era «obtener un cierto rendimiento de sus ahorros para poder vivir, como persona ya jubilada», de modo que el producto no podría conllevar «que el riesgo sea tal que haga desaparecer todos los ahorros o los deje vinculados a un producto a perpetuidad».

La sentencia da por probado que el banco no informó al fontanero jubilado de que no había una fecha concreta para la devolución de los ahorros y reprocha, además, que Lloyds Bank incluyera en la orden de compra el año 2015 como fecha de amortización, cuando en esa fecha el banco islandés tenía la facultad de ejercer o no la opción de recompra.

La resolución señala que el carácter perpetuo es «el principal riesgo del producto», lo que conlleva de por sí la anulación del contrato por vicio de consentimiento.

En la orden de compra, Lloyds Bank también utilizó la palabra «bono», lo que indujo «claramente a confusión» al cliente, según el dictamen de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), del que se hace eco la juez.

El fontanero jubilado, que ha estado asesorado por el despacho P & L Landa & Lasa, adquirió las participaciones preferentes en 2006, cuando contaba con 75 años y, durante 20 años, sólo había invertido en depósitos y deuda pública antes de que le fueran ofrecidas acciones preferentes de Lloyds Bank y, posteriormente, del banco islandés.

La juez considera que «se destacó en la contratación solo el beneficio del producto, en cuanto al tipo de interés, omitiendo toda información sobre el riesgo principal, lo que deja vacío de contenido el documento de descargo de responsabilidad» que Lloyds Bank hizo firmar al cliente. EFECOM»

 

 

 

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=wA0lYaekxxk» caption=»Citizens!- Reptile»]

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*