Hoy el diario Expansión publica una noticia, que ya advertimos que sucedería desde este blog,  que estipula que «Sólo nueve empresas han evitado el concurso de acreedores con una refinanciación» . 

En concreto la noticia dice lo siguiente, «Un año después de que entrara en vigor la reforma de la Ley Concursal, sólo nueve empresas han logrado esquivar el concurso de acreedores con una refinanciación de deuda homologada judicialmente, según los datos recabados por Efe.»


«En ese período, 7.966 empresas y particulares han tenido que acogerse al concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y de PricewaterhouseCoopers, lo que ha hecho que los expertos pongan en duda la regulación para avalar judicialmente una refinanciación de deuda.

Este instrumento fue incluido en la segunda reforma de la Ley Concursal, aprobada en octubre de 2011, con el objetivo de animar a la banca a refinanciar deuda de empresas sin temor a que un juez pudiera anularla, como había ocurrido con la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, y que además pudiera vincular al resto de entidades que no firmaran el acuerdo.

Sin embargo, en Madrid, el Juzgado de lo Mercantil número 2 acaba de homologar la primera refinanciación de deuda que se registra en los juzgados de la capital, casi nueve meses después de que el Juzgado de lo Mercantil número 4 de Jaén hiciera lo propio con la primera pyme que pidió que se validara la operación que había firmado con parte de su banca acreedora.

«La verdad es que la homologación judicial de los acuerdos de refinanciación es una de las partes más defectuosas de la reforma de la Ley Concursal de 2011″, resume el magistrado Carlos Nieto, titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid.»

¿qué es la homologación judicial de un acuerdo de refinanciación?

La homologación judicial consiste en que las refinanciaciones que se consigan cumpliendo los requisitos del artículo 71. 6 de la Ley concursal, podrán homologarse judicialmente y obligar a los acreedores financieros que no estén otorguen su conformidad con dicho acuerdo.

Aquí ya comentamos los requisitos para homologar el acuerdo de refinanciación.

En definitiva, se trata de otra fallida reforma concursal que ha intentado «copiar» la figura jurídica de la legislación inglesa «Schemme of Arrangement», pero como siempre con una falta de eficiencia escandalosa.

La diferencia más importante entre la homologación judicial española y el anglosajón Schemme of Arrengement  es que el acuerdo de refinanciaicón obliga a todos los acreedores del deudor, en cambio en España únicamente afecta a las entidades financieras y cumpliendo límites que no se pueden superar.

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=MAGoqMZRLB4″ caption=»Bob Didley- Who do you love»]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*