5 claves para reclamar por incumplimiento del contrato de intermediación en la venta de preferentes

Dic 06
foto preferentes I

5 claves para reclamar por incumplimiento del contrato de intermediación en la venta de preferentes

Cuando los afectados por preferentes y otros productos financieros complejos deciden de interponer una demanda contra una entidad financiera que les “vendió” o “colocó” los productos de una otra entidad, no del propio banco (como por ejemplo bonos islandeses, entidades norteamericanas quebradas o incluso preferentes de Telefónica o Repsol), la acción a ejercitar es la de resolución del contrato de intermediación que vincula al perjudicado con la entidad que le “colocó” el producto, reclamando los daños y perjuicios causados a los actores a consecuencia del incumplimiento de los artículos 1.101 y 1.124 del Código Civil.


Éstas son las 5 claves para reclamar el incumplimiento del contrato de intermediación en la venta de preferentes, extraídas de la reciente sentencia dictada por la Audiencia Provincial  de Zaragoza, sección nº 4, 00464/2012, de 13 de noviembre de 2012 (Entidad demandada: Popular Banca Privada por la venta valores del banco islandés Kaupthing Bank),

1.- Las participaciones preferentes del banco Kaupthing son un producto complejo.

“Son productos complejos, que no cabe calificar como obligaciones de renta fija, de alto riesgo, poca liquidez, de carácter perpetuo, cuya contratación por clientes o inversores minoristas es objeto de una protección por la normativa sectorial.”

2.- Las entidades de intermediación estaban sujetas a un código de conducta que ya se configuraba en el Real Decreto 629/1.993, sobre normas de actuación en los mercados de valores y registros obligatorios.

“…al imponer a las entidades de intermediación en la contratación de valores un código de conducta“atendiendo en todo caso al interés de los inversores” (Art. 2.1), código incluido como anexo en dicho RD, cuyo artículo 1 imponía a dichas entidades el deber de actuar “en el ejercicio de sus actividades con imparcialidad y sin anteponer los intereses propios a los de sus clientes, en beneficio de éstos…”, imponiéndoles un deber de identificación correcta del perfil del cliente, en particular su experiencia inversora..”

3.- Incumplimiento del deber de información.

“…en el artículo 5 de dicho Código de Conducta unos estrictos deberes de información al cliente, información que debía ser clara, correcta, precisa, suficiente y entregada a tiempo para evitar su incorrecta interpretación y haciendo hincapié en los riesgos que cada operación pudiere conllevar, especialmente en los productos de alto riesgo, de forma que el cliente conozca con precisión los efectos de la operación que contrata, ofreciendo y suministrando además a sus clientes toda la información de que dispongan cuando pueda ser relevantes para la adopción por ellos de decisiones de inversión, debiendo dedicar a cada uno el tiempo y la atención adecuados para encontrar los productos y servicios más apropiados a sus objetivos.

La falta de cumplimiento del citado deber de información por parte de la entidad de intermediación en la contratación de los correspondientes productos financieros para sus clientes, supone una conculcación por su parte del deber que le alcanza, por razón del contrato mercantil de comisión bursátil que le vincula con sus citados clientes (artículo 244 del Código de Comercio), de actuar con la diligencia y lealtad que se exigen a quien efectúa, como labor profesional y remunerada, una gestión en interés y por cuenta de tercero, en el marco de las normas de la Ley del mercado de valores, establecidas para regular la actuación profesional de las empresas de servicios de inversión en los citados mercados, y, por ello, muy especialmente observar las “normas de conducta” que disciplinan su actuación, entre las que destacan, como ya se ha señalado anteriormente, dentro del deber de diligencia, las de asegurarse que disponen de toda la información necesaria para sus clientes, manteniéndoles siempre informados y la de cuidar de los intereses de los mismos, como si fueran propios, incumplimiento contractual que origina en la entidad comisionista el deber de responder de los daños y perjuicios causados a los inversores por la mala inversión llevada a cabo por ellos (Sentencia de la Sala 1a del Tribunal Supremo, de 20 de enero de 2.003, dictada en el Rec. no 1.755/1.997).”

 

4.- Información precontractual de los riesgos.

 

“…acerca de la información precontractual facilitada por PBP, S.A. a los actores apelantes, no cabe tener por acreditado con la debida suficiencia, frente a lo argüido de contrario por la sentencia apelada, que aquella hubiese dado cabal cumplimiento al deber de informar a dichos clientes sobre la naturaleza misma del referido producto financiero emitido por el banco islandés KB, equivalente a las participaciones preferentes, y los riesgos inherentes al mismo, como así lo destaca en el referido informe la CNMV, así como de la situación de crisis del citado emisor y de otros dos bancos comerciales islandeses puesta de manifiesto en distintos foros económicos, como el Observatorio de Coyuntura Económica Internacional, que analizaba en un trabajo fechado el 22 de marzo de 2.006 la citada crisis, y que se concretó con la intervención administrativa de dicha entidad financiera llevada a cabo por la Administración competente islandesa en octubre de 2.008, información que no comunicó oportunamente a los actores..”

 

5.- Acción sobre resolución del contrato de intermediación y reclamación de los daños y perjuicios.

 

“…acción sobre resolución del contrato de intermediación que vinculaba a los ahora litigantes, ejercitada con carácter subsidiario en la demanda rectora de este proceso, y la de reclamación de los daños y perjuicios causados a los actores a consecuencia de tal incumplimiento (arts. 1.101 y 1.124 del Código Civil), daños que se concretan en la pérdida del valor de la inversión efectuada en dicho producto, que viene determinada por el diferencial entre el valor nominal del citado producto a la fecha de su compra -14.000 euros – y la rentabilidad del mismo obtenida por los actores por pago de cupones con vencimientos 27-12-07, 27-03-08, 27-06-08 y 29-09-08, rentabilidad ascendente, conforme a la documental obrante a los folios 289 a 292 de los autos, a la suma total de 875 euros, diferencial que queda fijado en la suma de 13.125 euros, sin tener, por tanto, que remitir para su determinación a la fase de ejecución de sentencia, con acogimiento, por tanto, del recurso de apelación analizado y estimación de la demanda.”

 

 

 

 

Sentencia descargada de la web: Asuapedefin

 

 

 

 

 

 

 

 

2 Comments

  1. […] reclamación conjunta ante los Tribunales con el objeto de resolver los contratos suscritos por la “mala praxis” mostrada por entre otras entidades Bankpyme, debido a un incumplimiento de sus obligaciones […]

  2. GERMAN
    8th junio 2013 at 4:59 pm · Responder

    Y sin embargo las Ss de la AP de Pontevedra de 14 de abril de 2013, nº recurso 107/2013 Ponente : Francisco Javier Ménendez Estebanes(Sección 1ª), o la de la misma AP, de fecha 25 de abril de 2012, Ponente Don Eugenio Francisco Miguez Tabares(sección Sexta) resuelven por la nulidad contractual y 1301. En fin.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

NEWSLETTER