Vamos a resumir como está la cosa. En el conjunto del ejercicio se vendieron 699.589 turismos, un 13,4% menos que el año pasado y una cifra muy similar a los 689.076 coches que salieron de los concesionarios en 1986, según el diario el País.

Cabe decir que entre 2004 y 2008 se vendían 1, 6 millones de coches al año. El desplome es inaudito, espectacular.

En los últimos tres meses del año, cuando ha estado en vigor el Plan PIVE y las ventas han caído más de un 20% respecto a los mismos meses del año anterior. Imaginaos si no estuviesen en vigor dichas ayudas. Ésta finaliza en marzo, aunque los fondos se agotan este mes. Aunque haya prórroga, la catástrofe es monumental y se espera panorama para el 2013 aterrador.

 

 

 

 


 

 

 

Este sector lleva un enorme retraso en cuanto a su necesidad de reestructuración. Desde 2009 se han producido cierres y fusiones y adquisiciones en los concesionarios de automóviles. Pero no ha sido suficiente. La rentabilidad es nula y la mayoría de concesionarios se encuentra en pérdidas. Es necesario que cierren muchos concesionarios, para que el resto de empresas sean más sostenibles y rentables, debido al incremento de trabajo que supone trabajos de postventa.

 

Éstos son mis 5 consejos rápidos para reestructurar un concesionario de automóvil:

 

 

1. Optimizar recursos, eficiencia comercial y reducción de costes.

2. Control férreo del presupuesto de Tesorería.

3. Fusiones y adquisiciones para aumentar tamaño y aprovechar economías de escala.

4. Si es un concesionario pequeño, mejor pensar en un cierre, aunque con servicio postventa importante, podrían sobrevivir. 

5. Si eres un concesionario mediano con estructura sobredimensionada y con un postventa con poco recorrido, es mejor que piense en vender la empresa.

 

 

Puedes profundizar en el análisis de una reestructuración empresarial en mi libro Cómo salvar mi negocio, versión ebook.

 

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*