Para mi éstas son las cinco claves para comenzar con buen pie una reestructuración. Si además le sumas las habilidades del emprendedor para enfrentarse a la contigencias de las crisis, estaremos mejor preparados para nuestro próximo plan de urgencia o crisis de liquidez.

 

 

 

 

 


 

 

 

1.- Anticípate a la crisis de tu startup

 

Los emprendedores o los gestores de la empresa deben se proactivos y anticiparse a los problemas. Esta crisis se prevé de 10 años como mínimo. No se puede afirmar que la crisis no nos afectará, ya que nos encontraremos con crisis operativas, financieras, de gestión, amenazas sectoriales o incluso cambios de ciclo en la actividad económica. Ahora lidiamos con todos los problemas al mismo tiempo.

 

2.- No esperes a quedarte sin liquidez

 

De nuevo, un seguimiento exhaustivo de todos los aspectos de la empresa de manera proactiva nos proporcionará una información vital para el éxito del proceso de reestructuración. Analiza y diagnostica.

 

3.- Comunica a todos tus acreedores la situación real de la empresa de la mano de expertos asesores financieros y abogados especialistas.

 

Céntrate en tu negocio y que sena los expertos asesores quienes se hagan cargo de esta operación tan compleja. No te desgastes. Gestionar los tiempos en la reestructuración es esencial.

 

4.- Cuestiónate el modelo de negocio. Reflexiona. Si tenemos problemas, debemos valorar todos los aspectos de la empresa, incluso el mismo modelo de negocio.

 

Realiza un estudio profundo de la situación actual y por supuesto no te olvides de analizar la evolución de la caja. ¿Dónde genero cash flow y dónde lo destruyo?

 

5.- Confecciona la nueva estrategia financiera conforme al plan de negocio de reestructuración de la empresa.

 

El presupuesto de tesorería se convierte en la herramienta principal. Te permitirá ver los flujos de caja a corto y medio plazo y la capacidad de la startup de atender los compromisos existentes.

Lo que nos espera los próximos cinco años es saber gestionar graves tensiones de tesorería y valorar incertidumbres que lo pondrán todo patas arriba.

 

 

 

 

 

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=P3w9dLqJloo» caption=»Tristesse Contemporaine- in the wake»]

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

2 Comments

Gwendolyn Booker

Cuando se habla del término “reestructuración”, muchas de las empresas que se ven en apuros económicos, sea por “mala gestión” o por una crisis del sector, se dejan llevar por esta situación y caen frecuentemente en la desesperación. Es aquí cuando se acuerdan que existe INDECOPI como un mecanismo de salida, si el problema es gravísimo e implica un alto endeudamiento que pone en peligro el patrimonio o es posible la negociación con los acreedores y el sistema financiero, en caso la situación no llegue a mayores Sin embargo el solo hecho de atravesar por una reestructuración puede resultar embarazoso para muchos empresarios, un problema psicológico de perdida de imagen, porque tiene el agravante de poder convertirse en una mala señal ante el mercado. El Indecopi no es más que un mecanismo que facilita el ordenamiento de las empresas y un buen arreglo entre las partes (empresa con sus acreedores) y no debe ser entendido como una señal de insolvencia. Muchas empresas que recurren al INDECOPI, buscando protegerse del acoso de sus acreedores y estos a su vez inician procesos para ejecutar sus acreencias, a la larga terminan malogrando la posibilidad de un “buen arreglo” con un tercero. Generalmente se recomienda ir a INDECOPI, cuando los acreedores no tienen vinculo permanente con las empresas afectadas; pero si el interés del acreedor es muy marcado, entonces se sugiere el “arreglo directo” porque es menos complicado y más rápido inclusive. En muchos casos la manera como se enfoque la negociación la empresa con sus acreedores determinará el destino de la empresa que es reestructurada. Hay consultorías especializadas en estos casos , los cuales pueden ayudar a reconvertir el negocio, no solo a ayudarlo liberar de sus acreedores.

Reply
cooperativism.net

La empresa, en la era pre crisis está asociada con poder, control, arrogancia, cabildeo y lograr ganancias para los socios por encima de todas las consideraciones, yo prefiero llamar sociedad a la entidad productora de bienes y servicios cuyo objetivo es el bienestar de sus trabajadores a los que prefiero llamar asociados o colaboradores.

La empresa en la era industrial era principalmente capitalista o sea que el capital compra el trabajo, mientras que en mi idea de sociedad es el trabajo que consigue el capital. Es muy común que los emprendedores comiencen por preocuparse por el capital para comenzar, tanto para comprar el trabajo de sus empleados, como por los altos costos exigidos por el gobierno para un start up.

Pero una sociedad puede comenzar consiguiendo colaboradores por internet y comenzar desde sus casas y luego que el trabajo les dé el dinero, porque si consiguen inversionistas, de acuerdo a las reglas comúnmente aceptadas, son los inversionistas los que determinan la política de la empresa y la su interés es generar la mayor cantidad de utilidades para ellos, es por eso que Steve Jobs fue despedido de Apple, pero tuvieron que reincorporarlo porque no es el capital el que hace crecer la empresa sino el trabajo.

Porque eso de comenzar con deudas, apostando y perdiendo los bienes familiares o financiándose para estar bajo el control de inversionistas, no, no, no. eso jamás, olvídense si creen que eso es de lo que se trata emprender y tener éxito, tiene que valorarse uno y no salir a venderse, porque se lo van a tragar los codiciosos capitalistas.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*