Expatriado es la palabra de moda en España. Los procesos de internacionalización que están llevando a cabo las empresas provoca que los departamentos de recursos humanos de las empresas diseñen un plan para regular los aspectos más importantes que afectan a los expatriados.

¿Qué es un expatriado?

Un expatriado es un trabajador que desempeña sus funciones en el extranjero por un plazo superior a seis meses e inferior a cinco años. Por tanto, la confección y la gestión de un Plan de Expatriación  es otro de los aspectos a tener en cuenta en el plan de internacionalización de la compañía.

Para gestionar la expatriación de los empleados hay que confeccionar un Plan de Expatriación para la sociedad, en el que, entre otros aspectos, definiremos el concepto de expatriación,  los aspectos legales, la retribución de los empleados, etc. Por consiguiente, en la realización de este Plan, deberán intervenir todos los departamentos de la empresa con el objetivo de delimitar el protocolo de actuación para afrontar el proceso.

Éstos son algunos de los aspectos a regular en el Plan de Expatriación,

1.- Determinar el país de destino de los expatriados.

2.- Plazos de estancia de los empleados en el exterior.

3.- Retribución de los expatriados.

4.- Funciones y puestos de trabajo a desarrollar por el expatriado.

5.- Compensación y beneficios.

5.- Determinar la situación fiscal de los empleados.

6.- Normativa y jurisdicción aplicable

En definitiva, son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta para confeccionar un Plan de Expatriación conforme al proceso de internacionalización de la startup. En una próxima entrada analizaremos los apartados que constituyen el Plan de Expatriación.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*