Todavía no he conocido un despacho de abogados extraordinario. Seguro que existe, no lo dudo, pero no he tenido la suerte de experimentarlo. En cambio sí que he probado otros productos y servicios extraordinarios. Las marcas extraordinarias existen. Todos tenemos en mente una empresa o marca de esas que son irresistibles.

 

 

 

 

 


 

Como no conozco ningún despacho de abogados extraordinario, pienso que cualquier abogado puede llegar a innovar de tal forma que podría alcanzar convertirse en una marca extraordinaria.

La innovación es la herramienta clave para convertir un despacho de abogados en una marca infinitamente mejor de lo que estamos acostumbrados a ver.

El cliente tiene que percibir un cambio en la manera de prestar los servicios jurídicos. Creo que tiene que existir una manera de reinventar un despacho de abogados y convertirlo en una de esas marcas irresistibles que de nuevo te han venido a la cabeza.

 

Y creo sinceramente que será un despacho de abogados pequeño el que alcanzará ese reto. La innovación y la flexibilidad van de la mano. Pero eso os lo cuento en otro post.

 

¿Conoces algún despacho de abogados extraordinario?

 

 

 

 

 

 

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=WvHQKYdQBNM» caption=»Lori Meyers- Alta Fidelidad»]

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

5 Comments

Olga

Comparto la opinión, aunque me ha parecido un poco pobre la entrada. Un despacho es un negocio más: con sus signos distintivos (marcas, entre otras cosas), clientes (la capacidad de captar clientes), su adaptabilidad a los cambios (redes sociales, servicios en la web), e innovación, por decir algunas de las características que considero que ha de reunir. Innovar es necesario pero no sólo en este ámbito.
Si vas a Holanda, verás que cualquier comercio cuida las formas al máximo. Te quedas mirando los escaparates diciendo ¿eso qué es? ¿una peluquería? con ello quiero decir que la imagen, tanto en la web, como en el despacho, imagen personal de los abogad@s, es fundamental. Lo que viene a ser el «postureo». Y si lo puedes acompañar con un buen coche y unos aparatitos de la manzana, mejor. Y por supuesto, los idiomas, ya que a día de hoy quedarse sólo con el mercado español (tal y como va) es quedarse atrás.
Termino la carrera el 12 de julio. Saludos! Buen blog, lo he añadido a favoritos.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*