Según publica hoy el diario La Vanguardia, la empresa Winkler Internacional, sociedad controlada por la familia Arnau, propietaria de la marca Scalextric en España, Rusia y México, ha recomprado por 55.000 euros la licencia de marca había cedido a Tecnitoys, empresa que entró en concurso de acreedores en 2012 con pasivo de 14 millones de euros y un activo formado principalmente por la licencia de marca que ahora se ha adjudicado.

Se trata de una adjudicación de un activo en concurso de acreedores, por uno de los socios de la misma empresa concursada. Es decir, la familia Arnau a través de Winkler se ha adjudicado el activo más importante de la empresa en concurso Tecnotoys, que a su vez estaba controlada por la familia Arnau y otros empresarios.

 

 


 

 

 

 

Para proceder a la adjudicación en la subasta, Winkler ha mejorado la oferta de 50.000 euros presentada por la sociedad Stadlbauer  (propietaria de Carrera, un fabricante de coches de juguete y principal competidor de Scalextric).

Hasta la fecha, Scalectrix estaba comercializada por la empresa Educa Borras, que antes que Tecnitoys entrase en concurso, intentó negociar la adjudicación con los acreedores, pero éstos consideraron que el sacrificio en cuanto a quitas era excesivo. Ahora, esos mismo acreedores ven como la venta se ha hecho por solamente 55.000 euros, contra un pasivo de 14 millones de euros.

Un socio de la concursada, compra por precio muy bajo el activo más valioso de la concursada sin asumir la deuda. Ahora incluso cederá la licencia de la marca a Educa Borras para que siga explotando la marca en España. Y los acreedores que que no apoyaron la propuesta de Educa en su día, se encuentran que no van a cobrar prácticamente nada de los 14 millones de euros de pasivo.

Confeccionar una estrategia para que el socio de la empresa concursada, adquiera sus activos en subasta, es fundamental para el éxito de la operación, aunque sinceramente, si yo hubiese conocido que el precio era tan bajo, tal vez también hubiese pujado. Sería recomendable por parte de los juzgados mercantiles de Barcelona, que mejorasen la publicidad de estos procesos de liquidación.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

5 Comments

Tito

Hay una cosa que no me cuadra: Si uno de los principales activos de la concursada era la marca, seguro que no está prendada a favor de la banca a la que la debe 14 M€???

Saludos y felicidades por tu blog

Reply
Javier Fernández

Hola, gracias por la información, tanto a ti como a la Vanguardia.
Yo creo que la marca no está prendada a favor de la banca. Pero ahora que lo dices, igual es lo que pretendían. Winkler es la propietaria de la marca, y Tecnitoys es/era quien tenía los derechos de explotación de la misma, hasta el concurso de acreedores voluntario, impulsado por la propia Winkler según creo. Por lo que me parecen dos cosas separadas. Quien contrajo la deuda con la banca, fue la empresa Tecnitoys. Y a las deudas respondió con los activos que le quedaban, entre ellos el contrato de explotación de la marca. Pero tras la subasta, y el irrisorio precio final que alcanzó, no arreglaba mucho a los adeudados, por lo que Winkler ejerció su derecho de retracto, y puso 5Mil€ más para quedarse ese contrato, venderlo a quien mejor le parezca o realizar uno nuevo. Por todo lo que he leído, más o menos podría ser algo así, muy por encima claro. Tras esto, «creo» que lo peor ya ha pasado. Aunque lo que queda no será un camino de rosas precisamente. Saludos

Reply
carlos guerrero

Gracias a los dos por los comentarios, creo que Javier acierta en su análisis, saludos

Reply
Coches slot

Muy interesante el post. Pasados unos años , yo creo que ya se puede decir que fue una buena jugada, puesto que la marca va como un tiro. Muy interesante la aportación de Javier. Un saludo.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*