Son varios los casos que hemos comentado desde este blog, sobre los convenios concursales poco creibles que se han venido aprobando estos últimos años, ya sea por unas previsiones muy optimistas de las empresas o por la imposibilidad de llegar a un mejor acuerdo con las entidades financieras.

El caso es que llegado el momento de pagar en los vencimientos pactados en el convenio, la empresa asume que no puede incumplir y que por tanto, el siguiente el paso siguiente es solicitar la liquidación de la compañía.

Hasta ahí, todo normal conforme a lo que estipula el artículo 142.2 de ley concursal,

Artículo 142 Apertura de la liquidación a solicitud del deudor, del acreedor o de la administración concursal

1. El deudor podrá pedir la liquidación en cualquier momento.

Dentro de los diez días siguientes a la solicitud el juez dictará auto abriendo la fase de liquidación.

2. El deudor deberá pedir la liquidación cuando, durante la vigencia del convenio, conozca la imposibilidad de cumplir los pagos comprometidos y las obligaciones contraídas con posterioridad a la aprobación de aquél. Presentada la solicitud, el juez dictará auto abriendo la fase de liquidación.

Si el deudor no solicitara la liquidación durante la vigencia del convenio, podrá hacerlo cualquier acreedor que acredite la existencia de alguno de los hechos que pueden fundamentar una declaración de concurso según lo dispuesto en el artículo 2.4. Se dará a la solicitud el trámite previsto en los artículos 15 y 19 y resolverá el juez mediante auto si procede o no abrir la liquidación.

3. En caso de cese de la actividad profesional o empresarial, la administración concursal podrá solicitar la apertura de la fase de liquidación. De la solicitud se dará traslado al deudor por plazo de tres días. El juez resolverá sobre la solicitud mediante auto dentro de los cinco días siguientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por consiguiente, la empresa que no puede cumplir el convenio concursal, deberá solicitar la liquidación de la empresa.

¿Puede una empresa aplazar los pagos comprometidos en un convenio concursal?

En mi opinión sí puede. Hay empresas que siguen siendo viables a pesar de encontrarse en concurso de acreedores o en fase de cumplimiento del convenio cocnursal. Si el plan de viabilidad y el de tesorería acompañan y se entiende que las dificultades son puntuales, la empresa concursada podría pactar con todos sus acreedores aplazar los pagos correspondientes del convenio concursal y posteriormente informar al juzgado. Otra cosa es una empresa que prevé que va a incumplir el convenio y no vale la pena negociar ningún aplazamiento porque es totalmente inviable.

El caso que más encaja al supuesto de este post, es el de la empresa Dogi, que se encuentra en pleno cumplimiento del convenio concursal, y que según el diario Expansión, “La empresa no ha logrado abandonar los números rojos y sus tensiones de tesorería han empeorado. El director general de Dogi, Ignacio Mestre, explicó ayer que su futuro depende de la entrada de un socio inversor.”

Antecedentes del concurso de acreedores de Dogi

La cotización bursátil de Dogi está suspendida desde que presentó concurso de acreedores en 2009. La empresa logró levantar la antigua suspensión de pagos un año después, pero la CNMV ha impuesto como condición al regreso al parqué que la compañía registre dos trimestres seguidos de beneficios.

El año pasado, Dogi facturó 38,77 millones de euros, un 2% más, y redujo sus pérdidas en un 50,9%, hasta los 7,44 millones de euros, gracias a un severo plan de reducción de costes que incluyó la renegociación de alquileres y un recorte de personal que supuso un ahorro de 2,5 millones. La compañía no confía en poder abandonar los números rojos este año, que prevé cerrar con unas pérdidas de 1,9 millones.

Según Mestre, “el plan de ahorro de costes por sí solo no garantiza la viabilidad”. El objetivo de la compañía se centra ahora en el aumento de la facturación. El director general reconoció que a estas alturas del año, la empresa “está por debajo del nivel de ventas que se había presupuestado”, pero considera que todavía está a tiempo de cumplir con los objetivos anuales y crecer un 8,5% al cierre de 2013. Mestre ha trazado un plan a cinco años que establece un incremento de ventas del 43,8%, hasta los 55,8 millones en 2017.” Expansión

Acuerdo de aplazamiento de los vencimientos del convenio concursal

Por tanto, Dogi consiguió aplazar el segundo pago de la deuda concursal pactado en el convenio concursal y que tenía que hacer frente en diciembre de 2012 hasta el 31 de julio de este año 2013.

En definitiva, el objetivo de todo concurso de acreedores es el mantenimiento de la actividad económica y los puestos de trabajo, por mucho que se insista en la satisfacción de los acreedores. Una empresa en liquidación satisface mucho menos a los acreedores, que una empresa en funcionamiento.

Si la empresa prevé que puede incumplir un convenio concursal, no todo está perdido. La solución pasa por ir de la mano de todos los agentes que intervienen en el proceso concursal para convencer a los acreedores que al aplazamiento puede salvar la empresa.

¿Estás de acuerdo con esta solución?

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*