He tenido el honor de entrevistar a uno de los juristas que más admiro y al que he seguido durante estos últimos años, tal y como habéis podido comprobar cuando lo he citado o he reproducido íntegramente entrevistas que le han realizado en otros medios de comunicación en algunos posts de este blog.

D. José María Fernández Seijo es magistrado del Juzgado de lo mercantil nº 3 de Barcelona. Gracias a su persistencia, esfuerzo, talento y creatividad jurídica ha conseguido que miles de ejecutados en procedimientos hipotecarios puedan defenderse dignamente en todos los juzgados del país. Es por ello y por todos los logros que ha ido cosechando en su carrera, que ha sido galardonado con el premio al Jurista del Año de la I Edición de los premios Law & Startup de MAB Legal.

 

 

 


 

Entrevista al magistrado D. José María Fernández Seijo, por Carlos Guerrero

Después de las últimas modificaciones legislativas que afectan a los procesos de ejecución hipotecaria, ¿Qué opina en relación a las últimas resoluciones que están dictando los juzgados sobre cláusulas abusivas? ¿Cree que hemos avanzado en algo? ¿Cree que ahora los abogados disponemos de más herramientas para minimizar el impacto de una ejecución hipotecaria?

Desde el año 2000 la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sido muy clara sobre los mecanismos de tutela a los consumidores por cláusulas abusivas y ha reclamado a los jueces una intervención positiva que supla la posición de desequilibrio en caso de desequilibrio. Ha costado mucho ir convenciendo a los jueces de sus facultades de oficio y la jurisprudencia española ha sido confusa hasta la fecha. Sin embargo tanto la sentencia de junio del año 2012 como la de marzo de 2013 del TJUE han supuesto un cambio cualitativo importante que se ha visto reflejado en sentencias como la del Supremo de mayo de 2013, en materia de cláusulas suelo; creo que estas resoluciones mercan un hito y, fundamentalmente, refuerzan el papel de los jueces.

¿Cree que en una ejecución hipotecaria, el demandado puede oponerse por entender que son abusivas otro tipo de cláusulas que no sean los intereses de demora?, como por ejemplo, ¿cláusulas suelo o las llamadas «hipotecas multidivisa?

No debería haber limite alguno, de hecho los registradores de la propiedad identifican hasta 35 cláusulas susceptibles de revisión. El campo de las condiciones generales de la contratación se convierte en uno de los ámbitos más dinámicos para los próximos años tanto en la vertiente judicial como en la de la resolución extrajudicial de conflictos.

En el anteproyecto de la Ley del Emprendedor, parece ser que el legislador prevé incluir la «segunda oportunidad con restricciones» para particulares y autónomos  sobreendeudados mediante la modificación de la ley concursal. ¿Considera que finalmente se aprobará un proceso de sobreendeudamiento para particulares a corto plazo? o¿ se llevarán a cabo modificaciones y parches legislativos en los próximos años para evitar que se dispare la morosidad?

Llevamos años de retraso respecto de otros países de nuestro entorno; es importante que se incluya, aunque sea de modo muy restrictivo, el derecho a la segunda oportunidad. Debería establecerse una fórmula general que permita el “rescate” a las clases medias que se ven inmersas en situaciones de sobreendeudamiento sin salida. EL incremento de la morosidad no debe vincularse a la existencia del derecho a la segunda oportunidad, en otros países no ha sido así.

La adquisición de unidades productivas de empresas en concurso, está funcionando. Empresas que son viables si se deshacen de la deuda bancaria, pueden mantener puestos de trabajo si alguien compra la unidad productiva en concurso. ¿Cree que es posible que los mismos socios u accionistas de la concursada puedan adquirir la unidad productiva con el objetivo de mantener los puestos de trabajo y con la máxima transparencia?

Debe advertirse que en la Ley Concursal no hay un límite o restricción a este tipo de operaciones, la liquidación de rige única y exclusivamente por criterios de optimización en la realización de los activos. Cuestión distinta es que el empresario pueda haber incurrido en comportamientos sancionables los año anteriores al concurso, cuestión que debe ventilarse en la pieza de calificación. Por otra parte debe advertirse que las entidades financieras normalmente buscan garantías personales por lo que ven con buenos ojos estas operaciones ya que sus garantías se mantienen; por otra parte las entidades públicas también disponen de mecanismos de derivación de responsabilidad. Sería importante que hubiera un régimen legal más claro para que estas operaciones pudieran realizarse sin recelos, con esa transparencia que exige el mercado.

¿Qué le parece la última modificación de la ley concursal que permite concluir un concurso de acreedores sin masa? ¿No cree que deja a miles de pequeñas empresas en un «limbo legal», con una empresa extinguida en el Registro Mercantil, pero con obligaciones y personalidad jurídica ante nuevas demandas? 

La solución del artículo 176 bis de la Ley concursal es poco ortodoxa pero imprescindible para descongestionar a los juzgados. Sin necesidad de acudir a la normativa concursal la legislación societaria establece los mecanismos de mantenimiento limitado de la personalidad de las empresas disueltas. Debe advertirse que si el concurso no es culpable no tiene sentido mantener una sociedad “zombi” con las obligaciones fiscales y contables.

¿Qué modificaciones introduciría en la ley concursal para que se considerase una ley adecuada para la situación de crisis actual en la que se necesita flexibilidad, agilidad y rapidez en la gestión de las situaciones de insolvencia?

Es complicado establecer medidas eficaces, sin embargo creo que sería imprescindible profundizar en los mecanismos preconcursales – el control judicial de las refinanciaciones – y la regulación de normas claras para el concurso de personas físicas. Creo que además deberían introducirse mecanismos para que los acreedores tengan mayor participación en la liquidación.

¿Cree que seguirán incrementándose los procedimientos concursales o piensa que se ha llegado a un punto de inflexión?

Las estadísticas del primer semestre de 2013 ponen de manifiesto que se mantiene el incremento de concursos en más de un 10% en toda España. Creo que incluso cuando se recuperen los indicadores económicos los juzgados seguirán recibiendo un número elevado de concursos, entre otras razones porque la Ley concursal ha demostrado ser un buen instrumento para liquidar compañías en crisis y evitar responsabilidades personales a los órganos de gestión.

¿Cuándo cree que finalizará la crisis? o ¿Cree que la crisis ya ha finalizado y la situación de incertidumbre y para descontrolado es el nuevo escenario al que hay que adaptarse?

Por desgracia la crisis obligará al país a un nuevo modelo económico que todavía no se ha diseñado. Es muy complicado ver una salida a la crisis y lo que es claro es que el crecimiento será muy lento y sobre bases distintas al de los últimos años.

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*