Estoy invitado al primer Congreso Internacional de Préstamo Responsable y Ficheros de Solvencia se celebrará en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid los días 19 y 20 de septiembre. Tengo que agradecer la invitación a Matilde Cuenas, Profesora de Derecho Civil de la Universidad Complutense de Madrid, a la que admiro y sigo sus trabajos académicos con mucho interés, muchas veces relacionados con el sobreendeudamiento de las personas físicas. En este enlace podéis leer uno de sus artículos publicados en el blog Hay Derecho sobre el tema del congreso.

El objetivo del congreso es generar debate sobre la necesaria mejora de la regulación de los ficheros de solvencia para la prevención del sobreendeudamiento y el fomento del crédito responsable. Reunirá a expertos nacionales e internacionales de todos los sectores afectados y se dirige a académicos y profesionales de los ámbitos jurídico y económico, a entidades de crédito y a asociaciones de consumidores.

Más información en esta web: préstamoresponsable.org

 

 

 

 

 

 

Ponentes

El encuentro contará con académicos y especialistas de todos los sectores afectados: responsables de ficheros de solvencia privados (Pablo Pascual, de Experian y Carlos Alonso, de Equifax), de la Central de Información de Riesgos del Banco España, CIRBE (Anselmo Díaz y Joaquín Hernáez), analistas de riesgos de entidades financieras (Manuel Balbuena, de Banco Santander), responsables de entidades dedicadas al seguro de crédito (Carlos Pobre y Víctor González) y expertos en materia de protección de datos e intimidad financiera (Lorenzo Prats y Agustín Puente). Así mismo, para valorar la experiencia internacional, el congreso contará con profesionales de reconocido prestigio como Margaret Miller, del Banco Mundial, autora de numerosos trabajos relacionados con los ficheros de solvencia entre los que destaca su libro sobre “Credit reporting systems and the International Economy”, obra de referencia en la materia, y Nicola Jentzsch, una autoridad europea en materia de información y privacidad financiera, asesora de múltiples instituciones, entre las que destacan la Comisión Europea y Banco Mundial, entre otros.

Organiza

El Congreso se realiza bajo la dirección de Lorenzo Prats Albentosa, Catedrático de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Barcelona, y de Madrid Matilde Cuena Casas, Profesora Titular de Derecho Civil de la Universidad Complutense de Madrid, y reunirá a destacados expertos, representantes políticos y de entidades financieras, que ofrecerán una reflexión sobre los problemas vinculados al origen de la crisis financiera actual, para contribuir a la mejora de la regulación del mercado crediticio, a la prevención del sobreendeudamiento y al fomento de la competencia en el mercado financiero, todo ello con el objetivo de procurar la necesaria reactivación de la actividad económica. 

Objetivos del Congreso

El sobreendeudamiento de las personas físicas, realicen o no actividad empresarial, constituye un problema de primer orden en la coyuntura económica actual, que hace necesario plantear medidas relativas a su  prevención y solución.

Hasta la fecha se han producido diversas modificaciones legislativas a fin de proteger a las personas en situación de sobreendeudamiento entre las que destaca la  Ley 1/2013 de protección a los deudores hipotecarios, y está en curso el Proyecto de Ley de Apoyo a los Emprendedores que, entre otras medidas, propone la reforma de la Ley Concursal, para ofrecer a la persona natural la que se denomina una “segunda oportunidad”.

Estos cambios legales pueden suponer una ralentización y encarecimiento del coste para todos los que pretendan acceder al mercado crediticio si se mantienen los actuales criterios de evaluación del riesgo. Para evitarlo, igual que sucede en el sector del seguro en el que la prima se establece en atención a la potencial siniestralidad del asegurado, es preciso modificar los criterios que hasta ahora se han tenido en cuenta para valorar el riesgo crediticio y evitar la información asimétrica (al no poder la entidad financiera distinguir entre buenos y malos pagadores), con objeto de adecuar el coste crediticio a la prima de riesgo.

Además de realizar un tratamiento paliativo de la insolvencia, es necesario actuar en el terreno de la prevención del sobreendeudamiento y en el del cumplimiento por las entidades financieras de su deber de conceder crédito de forma responsable, es decir, previa la evaluación real de la solvencia del deudor .

Este deber podría ser cumplido con eficacia por las entidades si, entre otras medidas, se les permitiera acceder, con todas las garantías a la privacidad, a información financiera fiable de los particulares basada no solo en la entidad del patrimonio del deudor, sino también en su comportamiento crediticio, que resulta de ficheros positivos de solvencia.

La regulación relativa al acceso a tales ficheros por las entidades financieras puede favorecer la concesión de crédito a los particulares, así como la reducción de la morosidad, en la medida en que pueda reducirse la “selección adversa” (buen y mal pagador). Si los bancos comparten información sobre el comportamiento de pago de sus deudores, podrán tratarlos como si fueran sus propios clientes, lo que puede tener como consecuencia la reducción de los tipos de interés, al ajustar el diferencial a una evidente situación de menor incertidumbre, con lo que resultaría eliminada una ineficiencia del mercado financiero.

En la actualidad, la información sobre la conducta financiera de cada cliente está monopolizada por su banco, lo que provoca una asimetría informativa frente al resto de agentes del mercado respecto del perfil de riesgo de los clientes y un defecto de transparencia, pues otras entidades no pueden acceder a tal información para realizar una adecuada valoración del riesgo .

Sin embargo, cualquier cambio legal en este terreno deberá ser respetuoso con el derecho fundamental a la intimidad y a la protección de los datos de carácter personal (la denominada “intimidad financiera”).

En el contexto económico actual resulta oportuno realizar una reflexión sobre los problemas señalados, vinculados al origen de la crisis financiera actual, para contribuir a la mejora de la regulación del mercado crediticio, a la prevención del sobreendeudamiento, al fomento de la competencia en el mercado financiero. Todo ello con el objetivo de procurar la necesaria reactivación de la actividad económica mediante la mejora de la eficiencia del sector financiero, que redundará en un abaratamiento del coste crediticio adecuándose a la prima de riesgo, al fijarse los precios en atención al histórico de cumplimiento de sus obligaciones de pago.

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*