Es una de las cuestiones más recurrentes entre los socios emprendedores de una startup. Cómo incluir determinados pactos suscritos en el pacto parasocial o de socios, para evitar que el registro mercantil los rechace por ser contrarios a la ley.

Uno de los estatutos sociales que más me ha seducido por su sencillez, son los de la empresa Imaginarium, que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil, (MAB).

Entre otras cláusulas muy útiles por su redacción sencilla, destacan dos cláusulas que opinión son importantes que se intente traspasar del pacto de accionistas  a los estatutos sociales y evitar de esa manera futuros problemas de inoponibilidad de los pactos extraestatutarios.

 

 

 

 

 

 

Derechos de Fotolia

 

 

Cláusulas derecho de acompañamiento  

La cláusula la encontramos en los estatutos sociales de la sociedad Imaginarium redactadas en un único apartado y con el título, «Transmisiones en caso de cambio de control»,

De esta manera está redactada la cláusula de acompañamiento,

«No obstante lo anterior, la persona que pretenda adquirir una participación superior al 50 % del capital social deberá realizar, al mismo tiempo una oferta de compra en los mismos términos y condiciones, dirigida a la totalidad de los accionistas de las sociedad,

Asimismo, el accionistas que reciba de un accionistas o de un tercero, una oferta de compra de sus acciones, en virtud de la cual, por sus condiciones de formulación, las características del adquirente y las restantes circunstancias concurrentes, deba razonablemente deducir que tiene por objeto atribuir al adquirente una participación accionarial superior al 50 % del capital social, sólo podrá trasnmitir acciones que determinen que el adquirente supere el indicado porcentaje si el potencial adquirente le acredita que ha ofrecido a la totalidad de los accionistas la compra de las acciones en sus mismo términos y condiciones».

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*