El Know- how es un activo intangible que normalmente el emprendedor no lo suele proteger de manera adecuada, siendo en cambio uno de los activos con más importancia de una startup. Una de las causas de la no protección, es la dificultad del proceso al ser un concepto abstracto y no registrable.

El secreto industrial o Know how se puede proteger mediante el Derecho de contractual y el Derecho de competencia desleal (violación de secretos L3/1991 art. 13-, inducción a la infracción contractual – L3/1991).

No es tarea de este post el definir el concepto de Know-how (conjunto de conocimientos prácticos y técnicos, secretos, que el empresario ha obtenido durante su actividad que desea que nos sea revelado a terceros), más bien lo que pretendo es proporcionar las claves para proteger el know-how y la tecnología de una startup.

El Know-how se puede proteger y el emprendedor puede impedir que sus conocimientos se divulguen y sea utilizada sin su consentimiento.

 

 


 

 

Éstas son las 3 claves para proteger el Know how de una startup

1.- Cumplir los requisitos para que el Know -how sea considerado información secreta, (protocolo previo de actuación y valor de la información)

2.- Proteger de manera adecuada el Know-how ante trabajadores y directivos, (contratos laborales con cláusulas de confidencialidad y especificando qué es secreto. Incluso listados de clientes con limitaciones de acceso a los mismos).

3.- Antes de ceder el Know- how a terceros, firmar contratos de confidencialidad.

¿Qué es un contrato de escrow?

Una de las fórmulas para proteger la tecnología por las startups tecnológicas es la firma de un contrato de escrow.

Según el auto Xavier Rivas, “el objeto del contrato de escrow consiste en la constitución de un depósito sobre el “know- how” de una empresa en manos de persona distinta a los clientes- licenciatarios de la misma, con el fin de que éstos puedan acceder a dicho “kow-how” si se cumplen determinadas circunstancias, expresadas en el propio contrato de escrow.”

Un ejemplo sería la cesión derechos de explotación del software que desarrollan al licenciatario, depositando el código fuente en un fiduciario (normalmente un notario), y éste entregará el mismo al licenciatario en caso de incumplimiento del licenciante.

En definitiva, podemos proteger nuestro Know-how, nuestro proyecto y los conocimientos empresariales con los mecanismos citados.

Y por otro lado, la plataforma o sitio web de la startup como elemento diferenciador de ésta, también puede ser protegido mediante otras herramientas como por ejemplo; protección del diseño (representación gráfica) y la programación del sitio web (código fuente), protección de las bases de datos (ley de propiedad intelectual), nombres y logotipos (marcas), dominios, contenidos de la web, entre otros opciones.

En otro post analizaré los mecanismos de protección de un sitio web.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*