Reinvención + nicho de mercado = Éxito. Eso es lo que han hecho las marcas Bimba & Lola, Shana, El Ganso, Scalpers, Gocco, BDBA o Kling. La nueva generación de marcas de moda españolas que han sabido reinventar un sector y encontrar su nicho de mercado.

Te recomiendo que leas este artículo del suplemento Negocios del diario El País. A modo de resumen, éstas son las claves para alcanzar el éxito en el sector de la moda;

 

 


 

 

 

Las nuevas enseñas han sabido ocupar nichos de mercado que estaban vacantes

¿Cómo lo han conseguido? Lo primero es que estas nuevas enseñas han sido capaces de crear u ocupar un nicho de mercado virgen o vacante. “Es evidente que estas empresas han propuesto algo que no había; si no, hubiera sido imposible”, reconoce Pablo López, uno de los fundadores de Silbon, que hace moda masculina clásica

En lugar de apostar por la moda básica y el low cost, estas nuevas firmas han optado por posicionarse en el segmento medio-alto.

“Hemos visto”, explican en Bimba & Lola (una camisa puede costar 95 euros), “que la gente se interesa cada vez más por la moda y está dispuesta a pagar por ella, de ahí que nos hayamos centrado en el semilujo”.

Reinvención.

«Otras han reinventado el nicho de la moda masculina de vestir, los trajes. Tanto Silbon como Scalpers o El Ganso han apostado por este segmento. Pablo López, uno de los fundadores de Silbon, explica: “Vimos que hacía falta una empresa capaz vestir al típico cliente de Hackett, al estilo británico, pero más barato”. La sevillana Piel de Toro se ha centrado en un tipo de casual pijo que hace recordar a Ralph Lauren, mientras que DBA, ya con tienda en la calle de Serrano de Madrid, se ha centrado en las mujeres profesionales.»

Externalización

Ahora resulta más fácil crear una empresa de moda, ya que muchos trabajos se externalizan. “Es evidente”, reconoce Pablo López, “que ahora hay más facilidades: con un golpe de click accedes a miles de proveedores en todo el mundo o te publicitas en las redes sociales sin coste alguno”.

Franquicias

Además de que ninguna de estas empresas fabrica su ropa, cuentan con la franquicia para crecer. El 40% de las tiendas de Bimba & Lola, por ejemplo, son franquiciadas.

Menos competencia por la crisis

También se han beneficiado con la crisis, que ha arrasado con muchos rivales. “Esta nos ha venido bien, por mal que suene decirlo”, reconoce Kling, “ya que nos sacó de encima un montón de competidores”.

Alquileres más bajos

La desaparición de miles de comercios ha reducido, además, los alquileres, lo que ha abierto una ventana de oportunidad para los entrantes. “Locales que antes te costaban 15.000 euros al mes los tenemos ahora por 6.000”, asegura Kling.

Elevado endeudamiento de los competidores en los últimos años

Algunos expertos explican la debacle de marcas punteras por unas políticas de expansión que las llevaron a acumular deudas que luego, una vez llegada la crisis, no pudieron pagar. 

 

Fuente: El País

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Olga Hidalgo

Estas marcas, quitando Shana, han crecido porque: 1. Gente de dinero siempre hay, ahora que hay crisis más, es más fácil ganar dinero pisando la cabeza a los que se están asfixiando (me estoy refiriendo a las «oportunidades» inmobiliarias) y 2. La mayoría de esta gente (de nuevo, habrá excepciones como siempre que se generaliza) les gusta demostrar que lo tienen y lo pueden hacer vistiendo con marcas de lujo. No hay más.
Y Shana porque está tirado de precio y la mayoría de los mortales españoles no puede permitirse grandes lujos.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*