Esta es mi primera colaboración la Revista Unir (Universidad Internacional de la Rioja) y en concreto con su autora María Sorribes. Me ha gustado mucho como ha quedado el artículo con mi pequeña aportación. Espero que te guste.

¿Se puede emprender en Derecho?

«El abogado que sepa leer la reconversión del sector legal, podrá anticiparse. En la abogacía está todo por hacer». Carlos Guerrero, letrado y bloguero experto en startups y capital riesgo, nos da las claves sobre el estado del ‘emprendimiento jurídico’ en España.

 

 


Todo por hacer

La ‘alergia’ histórica entre universidades y empresas ha facilitado que hasta hace bien poco, los jóvenes españoles no hayan mostrado mucho entusiasmo por emprender,  según explica Carlos Guerrero, abogado especializado en startups y socio de Brugueras, García- Bragado, Molinero & Asociados.

Este error, que necesitábamos corregir por la crisis, el avance de Internet y el cambio de modelo productivo nacional, nos ha llevado a implementar a marchas forzadas una nueva cultura emprendedora.

Ahora, pese a su buena valoración como concepto, las trabas administrativas, el gran reto de conseguir financiación, el miedo al fracaso (Cerca del 70% de las empresas de nueva creación no sobrevive a los tres años, según Randstad) o la falta de información añaden dificultad al emprendimiento real. Vivimos esa especie de ‘quiero, pero no puedo’.

El Derecho no es ajeno a este nuevo escenario. Muchas firmas y profesionales autónomos han intentado ‘ponerse las pilas’. Sin embargo,  el sector – conservador por naturaleza, lento en movimientos y poco dado a la innovación- aún no ha despegado más allá del ejercicio por cuenta propia.

Para Guerrero, lejos de una etiqueta de la que avergonzarse, esto supone una gran oportunidad:

«Creo que el abogado que sepa leer la reconversión del sector legal, podrá anticiparse a los cambios y adaptarse mejor al nuevo escenario. En la abogacía está todo por hacer».

Un espejo donde mirarse

En esta dirección, abogados y despachos tienen un espejo donde mirarse: las startups tecnológicas y de Internet:

«Este tipo de empresas cuenta con unos equipos emprendedores de altísimo nivel. Grupos compuestos por personas de perfiles profesionales muy distintos (ingeniero, financiero, marketing, etc.) Esto es así porque desde el principio piensan el proyecto como una verdadera empresa. Y piden ayuda para hacerlo. Buscan mentores y los encuentran. Aquí falla estrepitosamente el sector legal», expone Guerrero, que se define como emprendedor desde su experiencia como co-fundador de MAB Legal y Sitka Capital.

El abogado sostiene que el sector legal no ofrece grandes oportunidades para los jóvenes y por ello, les anima a abanderar este espíritu de emprendimiento profundo. Sobran licenciados y  muchos lo tienen difícil a pesar de contar con una formación excelente. Por ello, aunque les recomienda mantener la motivación para encontrar un empleo, les anima a que reflexionen sobre si tal vez es  el momento de emprender «de verdad»:

«Cuando hablo así, me refiero a comenzar como cualquier empresa, con un plan de negocio estratégico desde el principio, no simplemente darse de alta de autónomos y comenzar a ejercer la profesión por cuenta propia. La clave del éxito es la profesionalización de la empresa y en este caso del despacho de abogados».

Vías de emprendimiento legal

«Creo que todavía no somos conscientes de la reconversión del sector legal. Nos encontramos en un cambio de paradigma, en el que todos los negocios van a sufrir importantes cambios y los despachos de abogados no son una excepción», sostiene el experto.

Pero, más allá de esta toma de conciencia, ¿qué debe hacer un abogado que quiere convertirse en emprendedor? Algunos juristas señalan como posibles vías de emprendimiento aquellas que pasan por la especialización o la externalización de los despachos. Para Guerrero, no es suficiente:

«La especialización siempre es positiva. Pero para ser un buen abogado tienes que saber idiomas, tener habilidades empresariales y de gestión y tener mucha experiencia en operaciones complejas. Por poner un ejemplo de especialización que se ha quedado anticuada y que ahora la prestan miles de abogados, es el caso de los abogados de nuevas tecnologías. ¿Cuántos abogados de nuevas tecnologías hay? Miles», sentencia el experto.

Muchos abogados se dan cuanta tarde de que, a pesar de su gran formación jurídica, entre sus cualidades no figuran las habilidades empresariales necesarias para hacer despegar un negocio. ¿Por qué? Sencillamente porque no están formados para ello. Un abogado emprendedor necesitará una base de conocimientos mínimos, no tan mínima (marketing, contabilidad, gestión y rentabilidad, Community management, etc.)

En cuanto a la internacionalización, el letrado la concibe no como emprendimiento, sino como un pilar básico del nuevo modelo productivo de España y por tanto, también del sector legal. Las soluciones emprendedoras que plantea parecen ir un paso más allá y exigen una búsqueda profunda de nuevos nichos, ahondar en las nuevas necesidades de los clientes y mercado, arriesgar, innovar tecnológicamente…

Algunos ejemplos de líneas legales de emprendimiento real en el sector:

 Traducción jurídica

Mediación y el arbitraje, comunicación jurídica, boutiques legales especializadas en nuevos nichos o niños de alta demanda (derecho de daños, moda, biotecnología, venture capital, patentes, startups, arbitraje deportivo, seguridad, competencia…)

Desarrollo soluciones de software (apps, webs, bases digitales, procaduría virtual, servicios jurídicos online, firma electrónica) para despachos y abogados.

 

«Cada año que pase será mejor en relación a la cultura emprendedora. La transición estructural y la reconversión del sector legal finalizará en 2025, y será entonces cuando nos encontraremos con un escenario totalmente diferente al actual. Grandes despachos que aportarán valor y criterio legal a sus clientes y el resto de abogados con un perfil low-cost. Muchos abogados habrán dejado la profesión por ser inviable», sentencia Guerrero.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

4 Comments

antonio gonzalez

en mexico la profesion de Abogado ha sido inviable como desde hace 15 años, pero la mayoria actua como si fuera muy rentable, ( Todos con corbata con actitud indiferente, pero sin una moneda en la bolsa)…… asi es y asi ha sido…..actuando y actuando

Reply
Juan Carlos

Carlos,

Te agradecería que hicieses algún comentario sobre las motivaciones que te han llevado a incorporarte al bufete Brugueras…

La duda entre trabajar en tu propio despacho o formar parte de uno más grande se nos plantea de vez en cuando a muchos abogados.

Muchas gracias
Saludos
Juan Carlos Burguera
http://www.burgueraabogados.com

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*