Disfruta de este artículo de Arancha Bustillo, publicado hoy en el artículo de Expansión, en el que he colaborado con alguna de las claves para que una multinacional o una firma de capital riesgo se fije en tu startup y decida comprarte.

Startup que valen millones

Artículo de Arancha Bustillo, publicado hoy en Emprendedores & Empleo del diario Expansión

Una firma escalable, con tecnología propia, una buena cartera de clientes, sistemas patentados y un fuerte mercado. Éstas son algunas de las competencias que una multinacional busca en una empresa de reciente creación cuando sale de compras. Si cumplen estos requisitos, una nueva compañía puede venderse por millones de euros.

 


 

Venta 30 % de Softonic 

La vida de los fundadores de Softonic cambió un miércoles. El pasado 27 de abril se firmaba una operación histórica en el sector tecnológico y de Internet español: el fondo suizo Partners Group compraba el 30% del capital de esta compañía por 82,5 millones de euros. Esta adquisición significaba que la empresa que había puesto en marcha Tomás Diego en 1997 estaba valorada en 275 millones de euros.

La venta de eDreams 

No es el único ejemplo. Aunque sí uno de los que más llaman la atención por la cantidad invertida en la compra. Otras como eDreams también se han adquirido por cifras millonarias. Esta agencia de viajes online se vendió hace tres años a la firma británica Permira por más de 250 millones de euros. En esos momentos había cumplido ya una década en el mercado, pero lo que conquistó a la compañía de capital riesgo no fue su edad sino su negocio de alto crecimiento que operaba en un sector muy atractivo.

Conocer a las firmas que compran y sus estrategias

La experiencia es un grado, pero también lo son aspectos como “la escalabilidad de la compañía, que cuente con tecnología propia y con sistemas patentados, que tenga un fuerte mercado a sus espaldas y una amplia base de clientes”, enumera Manuel Balsera, business angel y emprendedor en serie. Cierto es, como recuerda Miguel Ángel Trujillo, socio de BA International Partners y director en España de FundedByMe Crowdfunding, que hay sectores calientes y fríos, y que del área en la que se encuadre el negocio dependerá también el interés que despierte por parte de las grandes organizaciones. Pero también es cierto, como añade Trujillo, que para que llames la atención lo primero es darte a conocer y para eso “hay que estar en el barrio. Esto es un mercado. Si hay empresas que compran y estás interesado en vender, tendrás que conocer esas firmas y sus estrategias”.

Las inversiones del capital riesgo

Las firmas de capital riesgo que invierten en nuevas empresas son catalizadoras de las multinacionales En bastantes ocasiones, sin embargo, no son las start up las que buscan novio, sino las multinacionales las que quieren un negocio adicional que complemente el suyo. Y las rondas de financiación a través del venture capital son un escaparate propicio para estas operaciones. Así lo indica Javier Capapé, manager de Start Up Spain e investigador en ESADEgeo, quien considera al capital riesgo un catalizador para estas compras.

Las grandes organizaciones no buscan empresas que acaben de nacer, sino compañías ya establecidas. Eso es lo que sedujo a Symantec, la multinacional estadounidense dueña del antivirus Norton, que descubrió en la start up catalana Password Bank una empresa con una buena estrategia de financiación, una rápida internacionalización de la compañía y una sólida base de clientes. En junio se cerró esta operación, cuyo precio de compra ascendió a 25 millones de euros, y que permitió al fondo barcelonés Inveready, que tenía el 30% del capital, salir de la compañía multiplicando por siete su inversión. Valoración Estas elevadas sumas de dinero demuestran que una empresa puede valorarse en cifras de tres ceros aunque sean relativamente jóvenes. Softonic, eDreams, Password Bank son buenos ejemplos.

El caso de Tuenti 

Aunque no los únicos. A Tuenti la compró Telefónica en dos tramos: el primero en 2010, cuando la empresa presidida por César Alierta adquirió el 90% de la red social por 70 millones de euros; y el segundo en agosto de este año, cuando se hizo con el 10% que le faltaba por 12 millones de euros, lo que sitúa la valoración de la start up española creada por Zaryn Dentzel en 2006 en 120 millones de euros. Capapé explica que para tasar compañías como estas, las multinacionales recurren muchas veces a bancos de inversión, aunque muchas de ellas cuentan con sus propios equipos de valoración. “También es habitual que ambas partes contraten asesores externos que evalúen las posiciones contrarias para llegar a un acuerdo”.

 Abogados de máximo nivel y experiencia en operaciones de fusiones y adquisiciones

Muchos de los emprendedores que venden sus empresas vuelven a crear otras nuevas Cuando llega el momento de la venta al emprendedor se le supone una cierta experiencia en la gestión. Al menos, esto es lo que cree Carlos Guerrero, socio del despacho Brugueras, García-Bragado, Molinero & Asociados, quien considera que en el tiempo en el que ha gestado la empresa “ha debido rodearse de un equipo muy profesional. Además, tiene que contar con un grupo de abogados de máximo nivel y con experiencia en operaciones de fusiones y adquisiciones. Cuando llegue ese momento, tiene que tener a los mejores de su lado”.

Curiosamente, muchos de los fundadores de start up españolas adquiridas por multinacionales se han formado en Estados Unidos o han trabajado en consultoras y saben cómo funcionan estas operaciones. “Cuentan con ese espíritu emprendedor propio de Silicon Valley y muchos han pasado por escuelas de negocios o empresas americanas”, apunta el manager de Start Up Spain e investigador en ESADEgeo. Y para ejemplo Rebeca Minguela, que creó Blink Booking, comprada este mismo año por Groupon. Minguela estudiaba un MBA en Boston cuando se le ocurrió que una aplicación de reservas de hoteles de última hora podría ser un gran éxito. Y no se equivocó. Así nacía Blink a finales de 2011, y a principios de 2012, y tras una ronda de financiación, comenzó su expansión por Europa con la pretensión de convertirse en una empresa global.

El día después del emprendedor después de la venta 

El emprendedor Pero, ¿qué pasa con el fundador de la compañía? Guerrero cuenta que “normalmente la empresa que compra la start up incluye en el contrato de compraventa la condición de que los artífices y los empleados clave de la firma continúen en la organización trabajando por un periodo aproximado de tres años. En ese plazo se suele pactar también parte del precio de la venta vinculado al cumplimiento de unos hitos o ratios financieros. Si se cumplen, el emprendedor acabará vendiendo su último porcentaje al precio pactado”. Esto es justo lo que pasó con el fundador de Tuenti, que se ocupó de la gestión de la red social y del 10% del capital que aún no tenía Telefónica durante estos últimos tres años. Éste no es el único destino al que pueden optar los fundadores de las empresas que adquieren las multinacionales.

Balsera reconoce que muchos de ellos suelen quedarse en la compañía durante un periodo de transición que puede durar entre seis meses y dos años. Pero la mayoría, asegura Trujillo, se dedica a crear otras empresas o se convierte en business angels. El socio de BA Internacional Partners y director en España de FundByMe también apunta como posibilidades para estos fundadores algún puesto directivo en cualquier empresa del grupo comprador o convertirse en presidente honorífico. Sea cual sea su futuro inmediato, lo cierto es que ser el objeto de deseo de una gran organización es uno de los sueños de muchos de los que ahora están poniendo en marcha sus ideas de negocio.

Lo importante, dice Yossi Vardi, emprendedor e inversor israelí que participó en la última edición de Spain Startup & Investor Summit, es aprovechar las oportunidades y el networking. “Y encontrar a alguien que realmente confíe en tu negocio”.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*