Los casos de abuso de minoría en la sociedades mercantiles, son más habituales de lo que nos imaginamos. El problema estriba en que no existen herramientas concretas , en la ley de sociedades de capital, que permitan al afectado defenderse de estas conductas.

El abuso de la minoría

Entre las actuaciones más habituales por los socios minoritarios, se encuentran las solicitudes de información e impugnación de acuerdos. Conductas obstruccionistas que buscan perjudicar el funcionamiento de la sociedad.

Uno de los bloqueos más perjudiciales, es la de no asistir a una junta con el objetivo de paralizar los órganos sociales cuando el acuerdo requiere mayorías reforzadas. Estas situaciones pueden poner en peligro la  propia existencia de la sociedad.

Los límites para determinar si existe abuso del minoritario o no

Los límites para determinar si existe abuso del minoritario o no, se encuentran en valorar  la conducta del socio. Si la actuación es razonable, aunque no sea de interés social, no habría abuso por parte del minoritario. Pero hay conductas que son claramente sancionables y que el derecho de sociedades no prevé, teniendo que recurrir a las reglas generales de la buena fe del artículo 7 del Código Civil,

Artículo 7

1. Los derechos deberán ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe.

2. La ley no ampara el abuso del derecho o el ejercicio antisocial del mismo. Todo acto u omisión que por la intención de su autor, por su objeto o por las circunstancias en que se realice sobrepase manifiestamente los límites normales del ejercicio de un derecho, con daño para tercero, dará lugar a la correspondiente indemnización y a la adopción de las medidas judiciales o administrativas que impidan la persistencia en el abuso.

En definitiva, la actitud egoísta del minoritario que antepone su interés social al interés de la sociedad, puede en algunos casos graves, poner en peligro la viabilidad de una empresa hasta el punto de paralizarla y abocarla a la disolución.

Es en estos casos, los que los tribunales pueden intervenir para corregir este abuso e impedir estas conductas obstruccionistas y dependiendo de la gravedad de las mismas, condenar al pago de una indemnización por daños y perjuicios.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

5 Comments

Otro

Se merecería otro artículo posiblemente más extenso sobre los abusos de los mayoritarios, no? Sobresueldos, salidas de dinero B. Son los que tienen el poder, el minoritario se defiende como puede.

Reply
carlos guerrero

Hola, gracias por tu comentario. En efecto, otro post dedicado al abuso del mayoritario, pero este tipo de abuso es mucho más comentado que el del minoritario. Este último no puede poner la excusa del abuso del mayoritario para actuar así.

Gracias por leerme

saludos

Reply
Alejandro Verona

Buena tarde. Cuál es su fuente para afirmar que existe mayor abuso por parte del mayoritario que del minoritario?

Gracias de antemano.

Reply
Kilian Berrueta

Buenas noches,

Acabo de leer tu post y me siento identificado al 100% en todo lo escrito. La conclusión es ¿todo queda en manos de la interpretación del juez?

En mi caso, la empresa corresponde a un Bar-Restaurant. Un socio que ostenta un tercio de las acciones el cual no hace absolutamente nada, solo pedir información del balance económico y no aprobar las cuentas cada dos por tres, pedir información de la actividad realizada por la empresa, etc. Para mí, es un claro ejemplo de abuso/acoso al resto de los accionistas los cuales se ocupan de todo y la única finalidad es la de extenuar y desesperar al resto de socios. Y tal como comentas en el post… por una discusión familiar. Puro despecho y ganas de complicar la vida y ya de paso ver si puede sacar algo de provecho económicamente.

Para más «inri» este socio en un correo electrónico confiesa que el dinero invertido para la creación de la empresa y por consecuencia del tercio de las acciones que ostenta fueron cedidos por parte de su hermano otro de los socios de la empresa y que también ostenta un tercio de las acciones (con el cual ahora está enfrentado), además de utilizar la tarjeta de la empresa para comprar regalos de navidad.

Para añadir información, este socio tiene deudas en varios bancos lo que le imposibilita a la hora de realizar cualquier actividad vía bancaria, en conclusión que tiene un historial bancario bastante «sucio».

¿Qué opinas sobre la posibilidad de demandarle por abuso/acoso por su parte?¿Su historial con los bancos también serían una información importante para determinar que no actúa de buena fe?

Un saludo y felicidades por el blog

Reply
carlos guerrero

Hola Kilian,

Gracias a ti por leer el blog. Hay que estudiar el caso para valorar algún tipo de acción contra el socio que describes,

Saludos,

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*