En el contrato de concesión o distribución comercial, la marca es un elemento esencial para que se considere englobado en este contrato atípico. El funcionamiento es sencillo. El empresario o concesionario, se compromete a adquirir en determinadas condiciones, productos a otro empresario, en este caso concedente, y a revenderlos en una zona concreta.

foto concesión

¿Cuáles son los fines que se alcanzan con el contrato de concesión comercial?

Entre otros muchos fines, se consigue incrementar la oferta del producto, menos coste de inversión en la expansión del negocio, presencia continua de una marca en un determinado territorio, etc.

La concesión comercial como instrumento para la internacionalización

Es clave no cometer errores en la redacción del contrato de concesión internacional, ya que las cláusulas no pueden contravenir el derecho comunitario y las legislaciones de otros países. En otro post, comentaré los errores habituales en la redacción de este tipo de contratos mercantiles.

Otro aspecto importante en el contrato de concesión comercial, es que el distribuidor vende por su propia cuenta y en nombre propio, sin representar al concedente. Este hecho, exime de responsabilidad al exportador o concedente en relación a la cualquier situación financiera del concesionario.

En definitiva, la redacción de este tipo de contrato supone el estudio profundo de la normativa comunitaria y de la legislación del país destino, con el objetivo de evitar que se anulen algunas cláusulas del contrato y de esa manera de mitiguen los riesgos del exportador o concedente.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*