Ayer leí esta noticia , sobre el final de un conflicto judicial que ya duraba 6 años, entre Atresmedia y Mediaset. A raiz de la misma, he considerado interesante volver a recordar los que dijo el Supremo en enero de 2013 sobre el caso de “Sé que hicisteis”.

 Atresmedia indemnizará a Mediaset tras haber alcanzado un acuerdo de compensación para eludir el juicio que enfrentaba a ambos operadores por la utilización de sus imágenes sin permiso. El conflicto tiene su origen en la emisión en Sé lo que hicisteis —extinto formato de sobremesa de La Sexta, cuando todavía no se había fusionado con Antena 3— de contenidos de los programas de Telecinco.

Este es el último capítulo del largo periplo en los tribunales —llegó hasta el Supremo— que ha recorrido uno de los primeros formatos de cotilleo de La Sexta, presentado por Patricia Conde y Ángel Martín. Agotada la vía civil, Mediaset llevó el caso por lo penal. Antes de la apertura del juicio oral el juez exigió una fianza a Atresmedia de seis millones de euros, una cantidad que fue depositada en el juzgado. Tras al pacto alcanzado, la cadena que lidera Planeta pagará a su competidor una cantidad cercana a la prevista en la fianza, según fuentes del sector. ElPais

 

Vector business start up concept

 

 

STS 426/2013 Tribunal Supremo. Sala de lo Civil

Mediaset,durante todas las instancias ,defendió “que el éxito de la demandante había propiciado que otras cadenas, como La Sexta, usaran, sin autorización, imágenes y sonidos pertenecientes a ella, vulnerando sus derechos de propiedad intelectual”,

“En concreto, afirmó la representación procesal de la demandante que, en el programa ” Se lo que hicisteis “, la demandada dedicaba un veintiuno por ciento del tiempo de la duración a emitir imágenes con sonido pertenecientes a Telecinco, lo que significaba, al fin, que reproducía y comunicaba, sin autorización suya, contenidos propios protegidos por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley de propiedad intelectual.”

La Sexta, alegó que el rechazo a su recurso de apelación  había sido consecuencia de entender que el “concepto recopilación periódica estaba referido exclusivamente a las obras literarias, cuando, en su opinión, el término podía aplicarse a todo tipo de formatos y contenidos, literarios o audiovisuales.”

Y sostenía “que concurrían en el caso los requisitos precisos para entender aplicable el límite de cita, dado que lo que por su parte había efectuado era una recopilación periódica en forma de reseña o revista de prensa, por más que los fines perseguidos con ello no fueran docentes o de investigación”.

Motivos del Tribunal supremo para denegar el recurso de La Sexta

El Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley de propiedad intelectual, disponía, en el segundo y último párrafo de su artículo 32, que las recopilaciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revistas de prensa tienen la consideración de citas.

Dicha norma encuentra su precedente en la del apartado 1 del artículo 10 del Convenio de Berna – al que fué llevada por el Acta de Bruselas de 26 de junio de 1948 -. A su tenor en la regla de la licitud de las citas se debían comprender las que tenían por objeto los artículos periodísticos y las colecciones periódicas ” bajo la forma de revistas de prensa “.

Pero la Ley 23/2006, de 7 de julio, añadió un nuevo párrafo al repetido precepto, para – como dice la exposición de motivos del texto reformador – facultar al autor a oponerse a las revistas de prensa ” en determinados casos […] cuando consistan en la mera reproducción de artículos periodísticos “.

Aquí el Supremo niega que la actividad del citado programa “Sé lo que hicisteis”, estuviera amparada por el derecho de cita:

En primer término, es evidente que la recopilación no se exteriorizó en forma de reseña, dado que ésta, aunque pueda tener por objeto obras audiovisuales, se caracteriza por consistir en una síntesis o resumen y no comprende las reproducciones de imágenes y sonidos de una grabación audiovisual ajena que alcance la extensión señalada por los Tribunales de las dos instancias en sus respectivas sentencias: el de la primera, en particular implícitamente aceptado por el de apelación, mencionó una utilización que llegó al treinta por ciento del programa de la demandada; y el de la segunda dio cuenta de la realidad de un considerable uso de las grabaciones audiovisuales de la demandante que permitió a la demandada construir sobre ellas un propio programa.

Por último, no cabe hablar de una recopilación de artículos periodísticos – a que se refiere la parte del texto introducida por la Ley 23/2006 -, dado que tal género es propio de la prensa escrita, en cuanto texto, de estructura libre, en el que se interpretan, comentan o critican ideas o hechos actuales, relevantes desde el punto de vista del autor.

En definitiva, no concurre el límite a que se refiere el recurso, por lo que la calificación de actividad ilícita efectuada por el Tribunal de apelación, en el mismo sentido que había hecho el de la primera instancia, debe entenderse la adecuada a la normativa señalada en el motivo.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*