“Querida Catherine :

He estado sentado aquí pensando en todas las cosas por las que quiero disculparme, todo el dolor que nos causamos mútuamente, de todo por lo que te culpé, todo lo que necesitaba que fueras o dijeras … lamento eso.

Siempre te amaré por que crecimos juntos y me ayudaste a ser quien soy, solo quería que supieras que siempre habrá una parte de ti dentro de mi y estoy agradecido por eso.

Solo quiero que sepas que en quien sea que te conviertas y donde sea que te encuentres en este mundo, te envío mi amor, eres mi amiga hasta el final .

 Con Amor

 Theodore

“Her” de Spike Jonze

foto her

Ayer, con algo de retraso, pude ver la película “Her”,  de Spike Jonze.  Me gustó. No puedo decir lo contrario. Me atrapó la banda sonora (Arcade Fire) y la estética visual (muy parecida a Lost in Traslation). Pero todavía sigo pensando en el mensaje del film.

Está claro que los cambios de conducta que estamos viviendo con las nuevas tecnologías, son tratados acertadamente por la película. De ahí, a idealizar como la mayoría de espectadores, la relación entre el protagonista y el sistema operativo, es lo que creo que “Her” critica y nos advierte de los peligros que ello conlleva.

“Envidia de Instagram”

Ayer leí el artículo “Un mundo de cuñados” de mi admirado Javier Calvo en la revista SModa, en el que se hace eco del fenómeno denominado  “Envidia de Facebook”, aunque yo diría “Envidia de Instagram”. Este fenómeno se basa en una serie de estudios que llegan a la conclusión, entre otras cuestiones,

que el uso de Facebook puede provocar un descenso de la autoestima del usuario,

“La principal es que el usuario se compara a sí mismo socialemnre con sus amistades y se siente frustrado al verse menos existoso social, profesional o familiarmente. Ante estas muestras de éxito o felicidad ajenas, el usuario experimenta soledad, rabia y depresión.”

No es ninguna broma, le pasa a uno de cada tres usuarios. Estamos hablando de unas 600 millones de personas que pueden sufrir este problema. Según Javier Calvo, “las redes sociales son nuevas, pero el sentimiento es tan viejo como la humanidad. Es el monstruo de ojos verdes del que hablaba Shakespeare”,

“Padre!, dice una famoso verso del Mahahharata, “La prosperidad de mis primos me está quemando por dentro! Ya no puedo comer, dormir ni vivir sabiendo que a ellos les va mejor que a mi!”.

Javier Calvo nos recuerda en su artículo, que “los perfiles de Facebook (y por extensión de Instagram), que nos hunden en la miseria no son reflejos, sino representaciones que hacen los usuarios de sí mismos o sea, selecciones  a menudo épìcas de lo mejor de la vida de cada cual…”

Los usuarios no suben fotos de sus propias miserias, sino eligen lo que ellos creen que son sus mejores momentos vitales.

“Her”, me ha recordado también a lo que dice Javier Calvo, sobre las relaciones que mantenemos a través de las redes sociales y la futura relación cotidiana con la realidad virtual y la inteligencia artificial.

Las conversaciones que mantienen el protagonista y el sistema operativo se basan en sentimientos de toda la vida; celos, desconfianza y desamor. Al final, seas una máquina o un humano, todo se reduce a lo mismo.

El problema y la crítica voraz que esconde la película, es la deshumanización de las relaciones sentimentales por la irrupción de las nuevas tecnologías, fenómeno imparable que nos llevará a lidiar con situaciones hasta ahora desconocidas que afectarán a todas nuestras parcelas de la vida, y por ende al ámbito del derecho. Os recomiendo este artículo de Marc Vidal sobre “Her” y la introducción de nuevas tecnologías en nuestro día a día.

Por último, no quería dejar de mencionar el artículo que hoy publica el diario el País en su revista de verano, “Siguiente pantalla: el cine en 2024, con motivo del estreno de la fábula futurista “El congreso”,

“Robin Wright entra en una gran sala. Ha vendido su cuerpo – y su alma, aunque ella no lo sepa- a una major un gran estudio de Hollywood. Por una impresionante cantidad de dinero, el estudio ha comprado su imagen cinematográfica para hacer todo tipo de pel´culas durante los próximos 20 años y ella seguirá eternamente joven en pantalla. Pero cuando la actriz se deja escanear no es consciente de lo que significa ceder su identidad fílmica.”

En el artículo el autor, se pregunta si en el futuro será como en esta película, en el que hay actores virtuales. Se pregunta si las grandes corporaciones pueden aniquilar la creación mediante, por ejemplo, actores computerizados.

También se trae a colación los casos de cesión de la imagen digital y la problemática que puede llegar a suscitar esta nueva modalidad de transmisión de propiedad intelectual.

El derecho anglosajón ya incluye contractualmente este tipo de cesión, pero en mi opinión, la ley de propiedad intelectual española impediría a Robin Wright ceder su imagen digital por los próximos 20 años.

El legislador establece la nulidad de la cesión de los derechos de explotación respecto del conjunto de obras que pueda crear el autor en el futuro. La prohibición es la cesión conjunta, ya que una obra en concreto sí que podría cederla.

Artículo 43 LPI

(…)

3. Será nula la cesión de derechos de explotación respecto del conjunto de las obras que pueda crear el autor en el futuro.

4. Serán nulas las estipulaciones por las que el autor se comprometa a no crear alguna obra en el futuro.

¿Qué te pareció “Her”?

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

4 Comments

Cristina Corral

Gracias por la recomendación. La anoto en pendientes.
Al hilo de la influencia de las tecnologías en nuestras vidas, permítame recomendar a los lectores la serie “Black Mirror”.

Reply
Pedro

Hola Carlos. Hace poco vi en tu twitter un corto similar a este tema de HER. ¿Me puedes recordar el título o mandar el link? Me impactó pero no lo encuentro.
Muchas gracias.

Reply
Percy

Excelente post.
Me hizo reflexionar sobre la tremenda influencia que ejerce (y ejercerá) la tecnología en nuestras vidas.
Específicamente, así como la tecnología en algunos casos ( o tal vez muchos) puede ser fuente de diferentes problemas, me pregunto si ésta (la tecnología) tendrá la misma fuerza para resolver los problemas que ella misma ha generado.
Gracias.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*