Hoy vamos a analizar la importancia de la contabilidad en el mundo empresarial. Ya en el Código de Comercio se configura como la obligación más importante impuesta al empresario. De tal modo, los empresarios tienen la obligación de llevar una contabilidad ordenada y adecuada a su actividad. El objetivo de las cuentas anuales será mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. La llevanza incorrecta de la contabilidad acarrea consecuencias fiscales e incluso penales. Rápidamente podemos pensar en Pescanova o Gowex.

People credit bureau score report card numbers

Tratamiento fiscal

Las infracciones tributarias se clasifican en leves, graves y muy graves. Para ello, la Ley proporciona unos criterios de calificación. De tal modo, la Ley General Tributaria considera medios fraudulentos:

  1. Las anomalías sustanciales en la contabilidad y en los libros o registros establecidos por la normativa tributaria. Se consideran anomalías sustanciales el incumplimiento absoluto de la obligación de llevanza de la contabilidad así como la llevanza de contabilidades distintas (la conocida como contabilidad B). Estos dos son los supuestos más evidentes pero la ley va más allá y considera también medios fraudulentos  la simple llevanza incorrecta de los libros de contabilidad. ¿Qué se considera llevanza incorrecta? la falsedad de asientos, registros o importes, la omisión de operaciones realizadas o la contabilización en cuentas incorrectas de forma que se altere su consideración fiscal. Para que la llevanza incorrecta constituya un medio fraudulento precisa que su incidencia sea superior al 50% de la base de la sanción la cual será, con carácter general, la cuantía no ingresada en la autoliquidación.

Tratamiento penal 

El artículo 310 del Código Penal castiga con la pena de prisión de cinco a siete meses el que estando obligado por ley tributaria a llevar contabilidad mercantil, libros o registros fiscales:

a) Incumpla absolutamente dicha obligación en régimen de estimación directa de bases tributarias.

b) Lleve contabilidades distintas.

  1. No hubiere anotado en los libros obligatorios negocios, actos, operaciones o, en general, transacciones económicas, o los hubiese anotado con cifras distintas a las verdaderas.

d) Hubiere practicado en los libros obligatorios anotaciones contables ficticias.

Para asegurar la veracidad de las cuentas anuales se requiere la intervención de los auditores. Esta semana el diario Expansión se hace eco de la reforma de la Ley de Auditoría. La adecuación de la actual Ley de Auditoría (aprobada por Real Decreto Legislativo 1/2011) a la Directiva comunitaria y al reglamento que la desarrolla es una de las prioridades legislativas del Gobierno, especialmente por los recientes escándalos nacionales como el muy sonado caso Gowex.

La Ley exime de la obligación de auditoría a las sociedades que durante dos ejercicios consecutivos reúnan, al menos, dos de las siguientes circunstancias:

  1. Que el importe total del activo no supere los 2.850.000 euros
  2. Que el importe neto de su cifra anual de negocio no supere los 5.700.000 euros
  3. Que el número medio de trabajadores no sea superior a cincuenta.

En el primer ejercicio social desde su constitución, transformación o fusión, las sociedades quedan exceptuadas de la obligación de auditarse si reúnen, al cierre de dicho ejercicio, al menos dos de las tres circunstancias mencionadas.

Independientemente de lo anterior deben someterse a auditoría en todo caso diversas sociedades como aquellas que se dediquen a la intermediación financiera, reciban subvenciones o realicen obras o prestaciones para el Estado y demás entes públicos dentro de los límites reglamentariamente fijados por el Gobierno, etc.

El borrador de la nueva Ley de Auditoría refuerza las incompatibilidades de los auditores y endurece el régimen sancionador de los mismos. Constituirá infracción muy grave cualquier incumplimiento del deber de independencia, sin necesidad de que medie dolo o negiglencia especialmente grave o inexcusable como exige la vigente Ley. También  constituirá infracción muy grave la emisión de un informe de auditoría cuya opinión no fuese acorde con las pruebas obtenidas por el auditor, siempre que medie dolo o negligencia grave.

En los próximos meses veremos cómo queda finalmente redactada la Ley y si cumple los objetivos marcados. La actual comisaria europea de Mercado Interior, la conservadora polaca Elzbieta Bienkowska, es considera menos beligerante que su predecesor, Michel Barnier, quien se marcó la reforma del sector auditor como un objetivo personal. Luis de Guindos también anunció antes del verano la reforma de la Ley con el fin de evitar otro Gowex y devolver la confianza en la fiabilidad de las cotizaciones en el MAB.

Por E.F.B

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*