Hoy analizamos hasta dónde alcanza el deber de diligencia exigido a los administradores de una sociedad, especialmente en el momento del cese y consecuente inscripción de su renuncia en el Registro.

De acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital, los administradores desempeñarán su cargo con la diligencia de un ordenado empresario. Esta diligencia o la del buen padre de familia a la que hace referencia nuestro Código Civil son conceptos jurídicos indeterminados que requieren una aclaración para su completa comprensión.

La cuestión de la renuncia del administrador ha sido abordada por diversas resoluciones de la Dirección General de los Registros y del Notariado, entre ellas, las resoluciones de 3 de enero de 2011; 2 de agosto de 2012 y, más recientemente, la resolución de 29 de septiembre de 2014.

En esta última resolución, se interpone recurso ante la negativa del Registrador de inscribir el cese del administrador único de una sociedad de responsabilidad limitada.

 

 

foro renuncia administradores

 

 

La administradora única manifestó el 13 de marzo de 2014 su voluntad irrevocable de renunciar señalando que “…a fin de evitar la inoperancia del órgano de Administración y consiguiente paralización de la vida social, con el consiguiente perjuicio a los intereses de la entidad, continuará hasta el día 31 de marzo de 2014, día en que la renuncia, en todo caso irrevocable, producirá todos sus efectos”.

El registrador suspende la inscripción solicitada por no acreditarse la convocatoria de la junta general que pueda proceder al nombramiento de nuevo administrador.

La Doctrina de la Dirección General respecto a esta cuestión ha ido evolucionando.  Inicialmente se consideró que no era inscribible la renuncia de la totalidad de los administradores sociales si no se acreditaba la convocatoria de la junta general para el nombramiento de un nuevo administrador. Además, la renuncia no se hace efectiva hasta que se celebre la junta general.

El administrador de una sociedad tiene todo el derecho a desvincularse de su cargo pero ello no obsta para que pueda serle exigida una mínima diligencia a la hora de ejercer tal derecho de forma unilateral. Se trata de evitar así que la sociedad quede “descabezada”.

En caso de cese del administrador único y, de acuerdo con el artículo 171 de la Ley de Sociedades de Capital, cualquier socio puede tomar la iniciativa de solicitar una convocatoria judicial de la junta para el nombramiento de administradores. No obstante, la solicitud y consiguiente convocatoria judicial de la junta lleva su tiempo, con el evidente perjuicio para los intereses sociales. De ahí que resulte justificada la exigencia de que el renunciante, en ejercicio de los deberes que como administrador asumió en su día, convoque a la junta para que provea al respecto evitando la paralización de la vida social.

En una segunda fase de la Doctrina de la Dirección General, la diligencia exigible al administrador ha sido suavizada. De tal modo, se limitó a lo que parecía más lógico, la convocatoria formal de la junta incluyendo en el orden del día el nombramiento de nuevos administradores y con independencia del resultado de tal convocatoria.

De acuerdo con lo expuesto, en la actualidad, para inscribir la renuncia del administrador único no es necesario acreditar la celebración de junta general para proveer el cargo pero sí la convocatoria de la misma.

Como se deduce de estas líneas, los administradores de una sociedad asumen importantes deberes al aceptar su cargo y deben cumplir con ellos hasta el momento del cese, e incluso con posterioridad al mismo, velando siempre por el interés social.

Asimismo, la responsabilidad exigida mercantilmente tiene su reflejo en el ámbito tributario, ya que el conocido en la jerga fiscal como “administrador del cese” será responsable subsidiarios de la deuda tributaria. ¿Y de qué deudas responderá? de todas las que se encuentren pendientes en el momento del cese, siempre que no hubieran hecho lo necesario para su pago o hubieren adoptado acuerdos o tomado medidas causantes del impago.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*