Analizamos hoy las líneas generales de las posibles transformaciones que puede llevar a cabo una sociedad mercantil, sus consecuencias jurídicas, así como las principales dudas que suelen surgir al respecto.

Según la Ley 3/2009, sobre Modificaciones Estructurales de las Sociedades Mercantiles, en virtud de la transformación una sociedad adopta un tipo social distinto, conservando su personalidad jurídica. Hay que resaltar que la transformación no comporta la extinción de una sociedad y la constitución de otra, sino el mero cambio de forma jurídica y de la estructura interna de la sociedad cuyo personalidad jurídica perdura bajo un nuevo “ropaje solitario”. Se trata por tanto de una modificación mercantil de especial entidad que va más allá de una simple modificación estatutaria para afectar a la estructura patrimonial o personal de la sociedad y está, en consecuencia, sometida a una regulación específica.

¿Cuáles son las posibles transformaciones?

La regla general es que una sociedad mercantil inscrita podrá transformarse en cualquier otro tipo de sociedad mercantil. Incluso, las sociedad en liquidación podrán transformarse en tanto no haya comenzado la distribución de su patrimonio entre los socios.

Requisitos de la transformación:

Compete a la Junta General deliberar y acordar los aspectos relativos a la transformación. Para votar en este asunto, la Ley de Sociedades de Capital exige mayoría reforzada tanto en la SL como en la SA.

Al constituir la transformación una modificación estructural de especial relevancia, La Ley otorga derecho de separación a los socios en los términos previstos para las sociedades limitadas.

Los administradores, al convocar la junta en que haya de deliberarse sobre el acuerdo de transformación, deben poner a disposición de los socios, que podrán pedir su entrega o envío gratuito, incluso por medios electrónicos, los siguientes documentos:

1. Informe de los administradores que explique los aspectos jurídicos y económicos de la transformación, indicando las consecuencias que tendrá para los socios, así como su incidencia en la responsabilidad social de la empresa.

2. Balance de la sociedad a transformar, cerrado dentro de los seis meses anteriores a la fecha prevista para la reunión.

3. El informe del auditor de cuentas sobre el balance presentado, cuando la sociedad que se transforme esté obligada a someter sus cuentas a auditoría.

4. El proyecto de escritura social o estatutos de la sociedad que resulte de la transformación, así como, en su caso, otros pactos sociales que vayan a constar en documento público.

Únicamente no será exigible la remisión de la citada documentación cuando el acuerdo de transformación se adopte en junta universal y por unanimidad.

Efectos sobre la responsabilidad de los socios

Los socios que en virtud de la transformación asuman responsabilidad personal e ilimitada por las deudas sociales responderán en la misma forma de las deudas anteriores a la transformación.

Asimismo, salvo que los acreedores sociales hayan consentido expresamente la transformación, subsistirá la responsabilidad de los socios que respondían personalmente de las deudas de la sociedad transformada por las deudas sociales contraídas con anterioridad a la transformación. Esta responsabilidad prescribirá a los cinco años a con- tar desde la publicación de la transformación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Algunas dudas frecuentes

1. Si una sociedad anónima en la que existen dividendos pasivos se transforma en limitada y la reducción de capital se realiza mediante la condonación de tales dividendos, ¿qué régimen jurídico se aplica, el previsto para las sociedades anónimas o el de las limitadas?

A pesar de tratarse de dos acuerdos interrelacionados, la Dirección General de los Registros y del Notariado considera que el régimen aplicable debe ser el de las sociedades anónimas, lo que conlleva el reconocimiento a los acreedores de un derecho de oposición no previsto en las sociedades limitadas. Esta es la posición mantenida por la Dirección General de los Registros y del Notariado, acorde con lo perpetrado en el artículo 11 de la Ley, según el cual “Si el tipo social en que se transforma la sociedad exige el desembolso íntegro del capital social, habrá de procederse al desembolso con carácter previo al acuerdo de transformación o, en su caso, a una reducción de capital con finalidad de condonación de dividendos pasivos”.

2. La adaptación de una sociedad a una nueva Ley (como es el caso de la Ley de Sociedades Profesionales) es una transformación? NO, tal y como establece el Tribunal Supremo en su Sentencia  de 5 de junio de 2013.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*