¿Qué ocurre si una sociedad, una vez aprobado el proyecto de fusión, vende un bien de sus propiedad antes de la inscripción de la fusión en el Registro Mercantil?

En las Resoluciones de la Dirección General de los Registros y del Notariado de 20 de septiembre de 2011 y de 13 de octubre de 2011 se analiza esta cuestión. En el caso particular, dos sociedades se han fusionado y han otorgado la correspondiente escritura pública de fusión, si bien ésta no ha sido aún inscrita.

 

meeting-780x502

 

En el tiempo transcurrido hasta la inscripción, una de las sociedades vende un bien de su propiedad. En el momento de la inscripción, el Registrador Mercantil considera que la sociedad no podía llevar a cabo la operación de compraventa, ya que el bien no era de su propiedad, sino que su titularidad correspondía  a la sociedad resultante de la fusión.

El artículo 46 de la Ley de Modificaciones Estructurales fija con precisión la fecha de inicio de efectos de la fusión. Dispone el citado artículo que “La eficacia de la fusión se producirá con la inscripción de la nueva sociedad o, en su caso, con la inscripción de la absorción en el Registro Mercantil competente”.

En consecuencia, la DGRN entiende que la sociedad vendedora continuaba siendo titular del bien en cuestión y valida la operación de compraventa. Cuestión distinta sería si la fusión ya se hubiera inscrito en el Registro, dado que en tal caso la titular del bien sería ya la  nueva sociedad resultante de la fusión.

Actualmente, la fecha de efectos de fusión ha sido objeto de Doctrina jurisprudencial. El Tribunal Supremo, en su Sentencia de 21 de mayo de 2012, señala que, de conformidad con lo dispuestos en los artículos 24 de la Ley Hipotecaria y artículo 55.1 del Reglamento del Registro Mercantil, la fecha a tener en cuenta a los efectos de la inscripción de la fusión es la del momento en que se practicó el asiento de presentación en el Registro Mercantil. Si no fuera así, los efectos frente a terceros de los negocios que tienen acceso al Registro dependería de la mayor o menor diligencia con la fueran calificados por el registrador los instrumentos en que se documentan.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Alex

Interesnte apunte Carlos. También sería interesante dilucidar la responsabilidad de los administradores y, en especial, tras el nuevo régimen introducido por la Ley 31/2014.

Saludos

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*