En la Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 2015 se analiza esta interesante cuestión.

La sociedad Uis SA tenía establecido en sus estatutos sociales una limitación de la transmisibilidad de sus acciones consistente en un derecho de adquisición preferente en favor de los demás socios. La mercantil Blgg poseía el 64,4 % del capital social. Blgg comunica a la sociedad, en aplicación de la citada cláusula estatutaria, su intención de vender a un tercero. La sociedad informa a los demás socios de esta denuntiatio y una de las socias ejerce el derecho de adquisición preferente. Se procede a la inscripción de la adquisición por la socia – Asunción- en el libro registro. Blgg impugna dicha transmisión, solicitando que se declare la titularidad a su favor de las acciones controvertidas. Gana en primera instancia. La Audiencia revoca en apelación al considerar que Ascensión había ejercitado correctamente su derecho de adquisición preferente.

Funding-Question-Mark

Los argumentos principales de Blgg son los siguientes:

1. En primer lugar, en su comunicación de su intención de vender a un tercero se incluía un pacto de recompra, de modo que el hecho de que los administradores de Uis trasladaran “dicha notificación al resto de accionistas, sin incluir el pacto de recompra” impedía que Ascensión hubiera adquirido válidamente las acciones. La Audiencia y el Supremo analizan si el pacto de recompra es o no oponible al socio titular del derecho de adquisición preferente.

Señala el Alto Tribunal que el pacto de recompra únicamente despliega sus efectos en el ámbito de las relaciones internas de las partes. “En modo alguno se puede pretender que afecte a los socios interesados en ejercer el derecho de adquisición preferente. De lo contrario, quedaría en manos de los socios la facultad de vaciar de facto el contenido de la cláusula estatutaria, a través de pactos con potenciales adquirentes dirigidos a desincentivar la adquisición preferente, pacto que, una vez superado el escollo de la tramitación del procedimiento estatutario en cuestión, las partes podrían dejar sin efecto, en claro perjuicio de los socios”. Por ello, los Estatutos Sociales no contemplan, en cuanto a la transmisibilidad de las acciones, la obligación de comunicar el contenido íntegro del acuerdo de transmisión entre el socio y el tercero, sino sólo «el número de acciones que se propone vender, el nombre y circunstancias personales del comprador inicialmente elegido y el precio fijado para la venta». Todo lo demás carece de trascendencia, porque no es oponible a los socios.

El pacto de recompra o con pacto de retro, oneroso y durante un plazo incorporado a la denuntiatio destinada a ser ofrecida al resto de los accionistas beneficiarios del derecho de adquisición preferente, es una condición potestativa ajena a estos últimos, que sólo vincula al tercero con quien ha contratado con el socio saliente, supuesto que el resto de los socios no ejercitaran el derecho del que son beneficiarios”. En definitiva, la inclusión de una opción de recompra no impide que se desencadene la operatividad de la preferencia.

2. En segundo lugar, la recurrente alegaba que su intención no era vender a un tercero sus acciones, sino aportarlas a una joint venture constituida entre Tno (el tercero) y ella misma. Este argumento tampoco es aceptado por el Supremo, al considerar que la aportación a una joint venture sí constituía una transmisión de acciones en el sentido previsto en los estatutos, lo cual hacía saltar el derecho de adquisición preferente de los restantes socios.

En tal sentido señala el Tribunal que «con independencia de la calificación que merezca desde el punto de vista doctrinal la referida institución, que no deja de ser una suerte de unión o cooperación temporal entre dos sociedades, lo cierto es que se trata de un tercero a los efectos contemplados en el artículo 8 de los estatutos, por estrictas razones de orden lógico”. No cabe considerar a la joint venture como socio ya que se trata de una entidad distinta de las propias sociedades que la componen, con independencia del concepto que se tenga de esta forma importada del mundo anglosajón. Precisamente por ello Blgg comunicó a la administración de Uis SA su intención de transmitir a dicha «join venture» sus acciones, algo que no habría hecho de no considerarla un tercero.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*