Gracias al blog almacén de derecho, he encontrado esta sentencia de la Audiencia de Barcelona sobre la prevalencia de los pactos parasociales sobre los estatutos cuando los primeros se venían cumpliendo voluntariamente.

La sentencia está muy en consonancia con la que comenté en este otro post.

 

pactos de socios

 

Estos son algunos de los extractos que contiene la sentencia,

Sentencia del Juzgado Mercantil 8 de Barcelona

“La sentencia del juzgado razona que los socios pueden pactar al margen del régimen estatutario o societario el modo de regular sus relaciones, pero ello no alcanza a la vida societaria salvo que los pactos extrasociales se incorporen a la vida societaria a través de los estatutos. Por ello, concluye que el voto del Sr. Demetrio vulneró lo dispuesto la LSA, en el caso de CDC Hiacre, y lo dispuesto en los estatutos sociales, en el caso de Inverdelval. Lo anterior, sin perjuicio de que, ante el incumplimiento del negocio constitutivo del usufructo, los contratantes tengan abierta la vía judicial para reclamar su cumplimiento frente al incumplidor y así se imponga a éste a una obligación de hacer que puede afectar a la sociedad.

Recurso de apelación

Los recursos de apelación (de don Jose María y de las sociedades demandadas) se oponen a la sentencia del juzgado, en síntesis: a) por infracción y aplicación indebida de los artículos 67 LSA y 36 LSRL ; b) por infracción de la doctrina de los actos propios; c) por infracción de la doctrina sobre el abuso del derecho y la mala fe.

Los demandados alegan que, de haber existido terceros socios, ajenos al título constitutivo, a ellos no les sería oponible la reserva de derecho de voto a favor del usufructuario. Pero, en la medida que los únicos socios que han tenido las sociedades desde su constitución fueron parte en aquel título y lo han respetado desde entonces, no hace falta ni resulta lícito acudir a otras reglas ajenas a la autonomía de la voluntad de las partes. La esfera interna coincide aquí exactamente con la externa.

Pero en nuestro caso, como en la sentencia citada de 16 de noviembre de 2012 , no se trata de que un socio impugne los acuerdos porque no respetan los pactos parasociales respecto de los cuales la sociedad es tercera. Se trata de una situación distinta, inversa, como afirma aquel tribunal. El socio Sr. Leonardo , en su demanda, combate precisamente que se haya cumplido lo estipulado en el pacto parasocial que le vincula -pacto cuya validez y eficacia no cuestiona-. Impugna que, en un ámbito societario plenamente coincidente con el del pacto parasocial, integrados uno y otro exactamente por las mismas personas -el padre, Demetrio , y los hijos, Leonardo y Jose María -, se haya reconocido al usufructuario el derecho al voto, ese derecho que las tres personas citadas reservaron especialmente a Demetrio en los tres contratos suscritos al efecto. “

El Sr. Leonardo iría manifiestamente en contra de sus propios actos y, tras trece años de pacífico consentimiento de la situación, se habría acogido a un pacto de socios estatutario, cuya validez no cuestiona, para incumplir un pacto contractual posterior entre los mismos socios. La voluntad real de las partes fue preservar el derecho de voto del Sr. Demetrio . No se ha explicado por qué el Sr. Leonardo habría firmado el pacto entre socios que luego conculca. En ningún caso hubo la alegada decisión de no inscribir el pacto en los estatutos, simplemente los firmantes se limitaron a plasmar su voluntad en la convicción de que era suficiente en un clima familiar de plena confianza.

Que las reglas estatutarias, anteriores a los pactos parasociales, no hayan sido modificadas en este punto no puede interpretarse como una decisión de privar de eficacia a esos pactos o de dejar su cumplimiento al arbitrio de alguno de los contratantes. Por principio, ha de entenderse que las cláusulas de los contratos están destinadas a producir efectos, no a crear apariencias falsas o situaciones absurdas. La voluntad de reserva del derecho de voto al usufructuario consta de manera clara y constante en nuestro caso y el demandante no aporta ningún argumento en sentido contrario, de modo que nos inclinamos más bien por atribuir la no incorporación a los estatutos al contexto de confianza entre el padre y sus dos hijos, al que aluden los recursos de apelación

… consideramos que el actor ejercita la acción de impugnación de forma contraria a las exigencias de la buena fe ( artículo 7 del Código civil, CC ; artículo 11 de la Ley orgánica del poder judicial, LOPJ , y artículo 247 LEC ) e incurre en abuso de derecho ( artículo 7.2 CC ). La distinción entre la esfera societaria y la contractual, impecable en abstracto, no responde a la realidad en el caso de autos, atendidas sus características específicas, y sirve de instrumento para impedir el cumplimiento del pacto que vincula al demandante.”

 

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*