LLama la atención pero es legal

Ene 26
photo-1436367050586-7c605120bf73

LLama la atención pero es legal

Así se pronuncia la Dirección General de los Registros y del Notariado, de 2 de octubre de 2015, sobre la calificación realizada por el registrador mercantil en la que se suspende la inscripción de una escritura pública de un aumento de capital de una sociedad limitada,

(…) 4. Es cierto que en el supuesto que da lugar a la presente llama la atención la cercanía entre la entrega de dinerario a la sociedad en concepto de préstamo y su conversión en capital como consecuencia del pertinente acuerdo social. No existe sin embargo indicio alguno que permita afirmar que la entrega obedezca a una causa distinta a la indicada por la administradora en su informe (préstamos para la adquisición de activos), ni que la causa de la entrega sea la asunción de capital.

Los hechos son los siguientes:

Se celebra junta de socios “ el día 26 de diciembre de 2014 con carácter de universal, acordando por unanimidad aumentar el capital social que, previa renuncia de los socios al derecho de asunción preferente,” y “ es asumido por una persona física y dos sociedades por compensación de créditos que ostentan contra la sociedad. Del informe suscrito por la administradora única, que consta protocolizado a continuación, resulta que la persona física que suscribe parte del aumento, aporta un crédito por 90.000 euros, que corresponde a un préstamo para adquisición de activos de la sociedad efectuado el día 19 de diciembre de 2014.”

Posteriormente, el registrador califica en base a la siguiente argumentación,

1.–En el precedente aumento de capital la entrega de parte del numerario se produce el día 19 de diciembre de 2014 y el día del acuerdo de la Junta es de fecha 26 de diciembre de 2014, no pudiendo ser calificada como un verdadero préstamo en cuanto que su causa no puede ser otra que obtener en cambio la asunción de participaciones que se crean y no la causa de un verdadero crédito. Se elude una norma de carácter imperativo que protege la integridad del capital social como es la contenida en el artículo 62 LSC y 189 RRM, relativa a la necesaria justificación del desembolso en las aportaciones dinerarias.”

Eventual desprotección del socio

Tal y como argumenta en su resolución la DGRN, “

(…) la exclusión legal del derecho de preferencia en los aumentos de capital por compensación de créditos puede derivarse una eventual desprotección del socio en los casos en que la extinción de los créditos contra la sociedad a cambio de las participaciones creadas pudiera no estar justificada en el interés de la sociedad (cfr. la Sentencia del Tribunal Supremo de 23 de mayo de 2008 que, al referirse a la compatibilidad del derecho de asunción preferente con dicha modalidad de aumento del capital social en el régimen entonces vigente de la Ley de Sociedades Anónimas, añade que «tampoco cabe descartar que el derecho de asunción preferente pueda tener efectividad mediante el pago de sus créditos a los terceros acreedores por socios que se subroguen en su posición para recibir las nuevas acciones correspondientes»). Pero se trata de hipótesis que dejan a salvo la adecuada reacción de quienes se consideren con derecho a cuestionar la validez del acuerdo de que se trate, mediante la correspondiente acción de impugnación del acuerdo de aumento de capital social, cuyo conocimiento corresponde a los tribunales.”

En este caso, la junta de socios se reunió en sesión universal, tomando sus acuerdos por unanimidad, e incluso renunciando a su derecho de adquisición preferente, cuando no era preciso por ser un aumento de capital por compensación de créditos.

En definitiva, si alguno de los socios cuestiona la validez del acuerdo, puede acudir al juzgado a reclamar, pero lo que no se entiende es la calificación sobre un acuerdo en sesión universal.

 

 

1 Comment

  1. Alvaro
    27th enero 2016 at 10:19 am · Responder

    La nota de calificación que emite la Registradora es sorprendente por varios motivos:

    (i) da a entender que la empresa ha realizado un acto simulado, afirmando que la causa por la que se otorga el préstamo no es la que que afirma la empresa sino otra puesto que, según la propia Registradora, la causa (real) sólo puede ser una cuando, en realidad, las causas pueden ser varias.

    (ii) para apoyar su argumentación, realiza una interpretación “sensu contrario” que deben hacerse siempre con carácter restrictivo pues, en derecho, que algo no sea blanco, no significa que sea negro. Pero es que, en este caso, la interpretación de la Registradora lleva a establecer un requisito temporal que no aparece en ninguna norma.

    (iii) basándose en su propia interpretación de que el acto llevado a cabo no es un préstamo, califica el acto conforme a los artículos 62 LSC y 189RRM que son aplicables a las aportaciones dinerarias. ¿Cómo puede ser esto así si no hay desembolso de dinero?

    No estuvo muy acertada la Registradora ese día…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

NEWSLETTER