Hace más de un año que no comento ninguna sentencia en relación a reclamaciones contra entidades financieras. Es cierto que la sentencia del Tribunal Supremo de la semana pasada, es realmente importante, como para comenzar a valorar las implicaciones de la misma.

Como ya sabéis, el Tribunal Supremo propinó la semana pasada un golpe demoledor a Bankia. La Sala de lo Civil del alto tribunal confirmó dos sentencias de las Audiencias Provinciales de Valencia y Oviedo que obligaba a Bankia a devolver a dos compradores de acciones de la entidad el dinero que invirtieron porque existían “graves inexactitudes” en el folleto de la oferta pública de títulos de la entidad, que se estrenó en Bolsa en julio de 2011.

El folleto que se publicó en su día lo podéis volver a leer aquí.

Consecuencias de la sentencia del Tribunal Supremo sobre las acciones de Bankia

En primer lugar, la sentencia abre la vía a las reclamaciones de miles de suscriptores de acciones en la salida a bolsa de Bankia de 2011, además de rechazar que la causa penal pendiente en la Audiencia Nacional pueda paralizar las reclamaciones individuales en la vía civil.

Pero esta sentencia, es probable, que no solamente afecte a los particulares que invirtieron en Bankia. La clave se encuentra en el folleto que publicó la entidad, que ha sido tildado de “inveraz”. Esta calificación puede favorecer a los inversores institucionales y profesionales que ahora ven más clara la posibilidad de reclamar contra la entidad financiera. Numerosas gestoras de fondos de inversión, se verán obligados a reclamar contra la entidad y defender el patrimonio de los activos gestionados de sus clientes, los partícipes.

En un próximo post, comentaremos la sentencia, así como las claves para que reclamar en los casos más complejos.

Si eres inversor profesional contacta con nosotros para solventar las dudas que tengas en referencia a la citada sentencia.

 

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*