He decidido invertir en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil), junto a otros business angels. Por supuesto, seguiré invirtiendo en startups a través de Sitka Capital y otros vehículos en los que participo. Co-invertir en el MAB es algo que siempre he querido hacer. Y ahora creo que es el mejor momento. Para nosotros será un experimento. Queremos invertir en el MAB ahora y ver qué ocurre con nuestras inversiones en 2025. Casi diez años, es el plazo que nos vamos a dar para desinvertir.

¿Por qué invertir en el MAB?

Porque son empresas jóvenes, con gran capacidad de expansión y de mejora, con excelentes equipos y con voluntad de mejora continua. Porque quiebran muchas menos que las startups en fases iniciales, porque son más transparentes y porque buscan la sostenibilidad y el largo plazo.

Se ha escrito mucho sobre la relación entre el MAB y el capital riesgo. No voy a añadir nada nuevo.

El MAB siempre se ha considerado como el último paso de la startup que ha sido invertida por el venture capital, para alcanzar un posible exit de los inversores. No ha sido así hasta la fecha, y según el capital riesgo, es por la falta de inversores en el MAB.

En mi opinión, creo que es evidente que todavía pocos inversores apuestan por el MAB, pero otra cuestión que influye en que pocas startups coticen en el MAB, es que el capital riesgo español y el MAB compiten por la misma compañía. Ambas buscan compañías en expansión y los importes del capital riesgo español se acercan mucho a los importes que alcanzan las compañías que cotizan en el MAB. Pero con la diferencia que el capital riesgo recibe ayudas públicas y el MAB, no.

Creo que la solución pasa por incentivar con ayudas públicas la co-inversión en el MAB, o bien, suprimir las ayudas que reciben los fondos de capital riesgo. Si los fondos de capital riesgo no reciben ayudas, tal vez necesiten del MAB para poder conseguir desinvertir.

Otra de las cuestiones que frena la inversión en el MAB, además de la falta de inversores minoristas, es que si la compañía no dispone en su capital de inversores de referencia (y eso sucede porque el capital riesgo no incentiva a sus participadas a cotizar), el inversor profesional no da el paso de invertir en compañías sin accionistas de referencia. Este es uno de los puntos más sensibles, que creo que se soluciona incentivando fiscalmente a los inversores, a todo tipo de inversores.

Creo que entre todos debemos fomentar que las compañías coticen en el MAB. Ahora que hasta el sector inmobiliario se ha animado a ello con las SOCIMI,  es el momento que el capital riesgo acompañe al MAB en este camino, y apueste por una mayor transparencia de los mercados, incentivando la salida a bolsa de sus participadas, y el legislador debería incentivar, con mayores deducciones, la inversión en el capital de las compañías del MAB.

Es el momento de proporcionar el impulso definitivo al cambio de modelo de la economía, con el fomento en la inversión en el capital de las empresas, el fomento de la transparencia, las empresas innovadoras y la creación de riqueza.

El próximo 22 de abril, participo en Sevilla, en una mesa redonda en el marco del Foro de la Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil. No te la pierdas, promete mucho.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*