Libro Blanco de la Regulación Fintech

Feb 13
kthnao0nlpw-jeremy-bishop

Libro Blanco de la Regulación Fintech

Ya se ha publicado el Libro Blanco de la Regulación Fintech en España.

Tal y como explica la propia Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), el Libro Blanco Fintech es una “iniciativa que busca impulsar un marco de ideas y propuestas de cambios normativos que favorezcan la actividad empresarial de operadores FinTech en el Sector Financiero en nuestro país. Dichos cambios normativos se han identificado como nucleares para contribuir positivamente a la mejora de la competitividad de la industria financiera (Banca, Servicios de Inversión y Seguros), en interés de los consumidores.

En el contexto económico y político actual, la falta de proactividad de los poderes públicos a la hora de realizar acciones concretas para proceder a la regulación del fenómeno FinTech, implicaría una clara desventaja competitiva que se traduciría en una salida de capital y de empresas hacia entornos regulatorios más seguros”.

Propuestas regulatorias por verticales

El Libro Blanco propone cambios regulatorios para el fomento del desarrollo de las entidades FinTech y divididas en verticales como: Asesoramiento y Gestión Patrimonial, Finanzas Personales, Financiación Alternativa, Crowdfunding y Crowdlending, Crowd Equity, Crowdfunding / Lending sobre activos o bienes tangibles, Servicios Transaccionales / Divisas, Medios de Pago, Infraestructura Financiera, Criptocurrencies & Blockchain, InsurTech, Identificación Online de clientes y BigData.

En otro post, profundizaremos en el análisis del Libro Blanco Fintech, y concreto comentaremos las propuestas de cambios normativos que contiene, como por ejemplo,

  • Implementación de la figura de Autorización/Licencia limitada para el acceso rápido a la actividad financiera: Proceso de autorización a medida y rápido en plazo (i.e. “go-to-market” en 1 mes, proporcional a la actividad que se pretende y con condiciones de acceso a la licencia mucho más simplificadas y menos complejas que las actuales e.g. aquellas que hacen inviable el proyecto por su carácter oneroso para el promotor del proyecto), que permita a las entidades probar los nuevos productos/servicios en el mercado de manera condicionada y controlada. Únicamente pueden probarse dichos productos/servicios, sobre un universo limitado de destinatarios, durante un periodo de tiempo limitado y no realizar otras actividades distintas. Una vez finalizadas las pruebas pueden levantarse las restricciones, si se evidencia la viabilidad del servicio/producto, la entidad debe cumplir con las condiciones de acceso.
  • Implementación de un régimen de exenciones en la aplicación de determinadas obligaciones de conducta: asignación de facultades a los supervisores financieros en el ámbito de obligaciones de conducta aplicables a productos y servicios financieros (e.g. información pre- & post-contractual, etc.) para poder “excepcionar” o rebajar determinadas exigencias a los prestadores de tales servicios para la oferta y contratación de determinado tipo de productos / servicios de inversión durante una fase de “testing” real en un universo de mercado limitado para evaluar la viabilidad de los mismos.
  • Espacio Virtual de Pruebas: un espacio en donde las entidades pueden experimentar con sus soluciones de manera virtual sin acceder al mercado (i.e. utilizando y aportando datos reales de mercado para su análisis). Siguiendo esta opción no existe riesgo para los consumidores, integridad del mercado o para la estabilidad del sistema.
  • Implementación en cada Supervisor Financiero de los tres mercados (Banca, Servicios de Inversión y Seguros) de una Dirección de Autorizaciones específica para FinTech y un equipo técnico que ofrece asesoramiento sobre cómo deben interpretarse las normas respecto del producto/servicio planteado. (Fuente: Libro Blanco de la Regulación Fintech en España).”

 

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

NEWSLETTER