Gestión de riesgos en los fondos de inversión alternativos

Oct 23
carlos-muza-84523

Gestión de riesgos en los fondos de inversión alternativos

La Directiva 2011/61/UE faculta a la Comisión para adoptar actos delegados destinados a especificar, en particular, las normas relativas al cálculo del umbral, el apalancamiento, las condiciones de ejercicio de la actividad de los gestores de fondos de inversión alternativos (en lo sucesivo, «GFIA»), incluida la gestión del riesgo y la liquidez, la valoración y la delegación, normas que detallen las funciones y los deberes de los depositarios de fondos de inversión alternativos (en lo sucesivo, «FIA»), normas sobre transparencia y requisitos específicamente aplicables a terceros países.

En concreto, el Reglamento delegado nº 231/2013 de la Comisión de 19 de diciembre de 2012, complementa la Directiva 2011/61/UE del Parlamento Europeo y del Consejo en lo referente a las exenciones, las condiciones generales de ejercicio de la actividad, los depositarios, el apalancamiento, la transparencia y la supervisión.

En el artículo 3 del Reglamento 231, se establece el procedimiento a seguir para la gestión de riesgos. Un caso aplicable, sería por ejemplo, en la Unidad de Control de una SCR Pyme, en la que se seguirá el procedimiento de gestión de los riesgos, tal y como se indica en el siguiente artículo.

Artículo 3

Seguimiento continuo de los activos gestionados

El GFIA establecerá y aplicará procedimientos para el seguimiento continuo del valor total de los activos gestionados. El seguimiento reflejará una visión global actualizada de los activos gestionados y comprenderá la observación de la actividad de suscripción y reembolso o, cuando proceda, las reclamaciones de capital y las distribuciones de capital, así como el valor de los activos en los que se haya invertido en relación con cada FIA.

La proximidad del valor total de los activos gestionados al umbral establecido en el artículo 3, apartado 2, de la Directiva 2011/61/UE y la actividad de suscripción y de reembolso prevista se tendrán en cuenta a la hora de ponderar la necesidad de calcular más frecuentemente el valor total de los activos gestionados.

Además de la labor de seguimiento global de los activos gestionados, la unidad de control, supervisará que los procedimientos internos se cumplan adecuadamente, gestionando las incidencias e ineficiencias de los mismos.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

NEWSLETTER